El senador Marco Rubio, este domingo en Cúcuta (Colombia)
El senador Marco Rubio, este domingo en Cúcuta (Colombia) - Álvaro Ybarra Zavala

Marco Rubio, a los militares venezolanos: «Es hora de tomar la decisión correcta»

El senador de EE.UU. se desplaza hasta la frontera de Colombia con Venezuela

Enviado especial a Cúcuta (Colombia) Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El presidente de EE.UU., Donald Trump, no solo ha enviado este fin de semana ayuda humanitaria a Cúcuta para atender el llamamiento de Juan Guaidó, el presidente interino de Venezuela reconocido por gran parte de la comunidad internacional. También se ha desplazado hasta esta ciudad colombiana de la frontera al senador republicano Marco Rubio, uno de sus más cercanos colaboradores y una de las principales figuras que han impulsado a la Administración Trump y a decenas de países a reconocer a Guaidó.

Rubio recorrió ayer la frontera entre Colombia y Venezuela acompañado del Embajador de Estado s Unidos ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo; el congresista Mario Díaz-Balart; el Embajador de Colombia en Washington, Francisco Santos, y el director de la Agencia de Asistencia estadounidense (Usaid, por sus siglas en inglés), Mark Green. Todos ellos fueron testigos de primera mano de la tragedia generada por el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela.

Rubio envió un ultimátum a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana: «Es la hora de tomar la decisión correcta. El momento de decidir ha llegado». Según dejó claro el senador, «este es un proceso irreversible por parte de EE.UU. y del resto de los países».

El político republicano aseguró que Maduro lidera «una empresa criminal» y se preguntó cómo es posible que ellos estén gordos y pesen tanto «en un país donde la gente se muere de hambre». «Parecen refrigeradores, ¡son enormes!», exclamó, provocando risas entre quienes lo escuchaban. «Resulta gracioso, pero es cierto», insistió.

Reunión con opositores

La agenda del senador y toda la comitiva incluyó una visita a centros de salud donde se proporciona asistencia médica a los venezolanos y encuentros con miembros del Parlamento, de mayoría opositora. Además de reuniones con la fuerza pública colombiana en el puente binacional de Tienditas, por donde se prevé que ingrese la ayuda humanitaria al país vecino el próximo 23 de febrero.

El pasado sábado, tres aviones C-17 de la Fuerza Aérea de Estados Unidos llegaron al aeropuerto de Cúcuta cargados con toneladas de suplementos nutricionales y kits de higiene, que se suman a la ayuda humanitaria que ese país envió hace una semana.

Cúcuta, junto a Curazao y el estado brasileño de Roraima, son los puntos de acopio de la ayuda humanitaria, a los que se sumó el pasado viernes Miami como lugar de recogida de cargamentos con destino a Venezuela.

El gobierno norteamericano ha puesto en marcha un plan coordinado con otros aliados del presidente interino para que la ayuda llegue cuanto antes, aunque aún se desconoce la estrategia real y los puntos por los que tratarán de hacerla entrar en Venezuela.

Fuentes del chavismo consultadas por ABC temen que lo que está sucediendo en la frontera sea la chispa que desate un conflicto, dado que Donald Trump ha dicho que tiene sobre la mesa «todas las opciones».

Campamentos en Venezuela

Entre tanto, la oposición venezolana instaló ayer una decena de campamentos a lo largo del país, en los que censó a miles de personas a las que asegura atenderá con la ayuda humanitaria, informa Efe. El diputado Winston Flores dijo a periodistas desde uno de estos campamentos, en el deprimido barrio caraqueño de Macarao, que la jornada del domingo se caracterizó por la «clasificación» de enfermedades entre la población más vulnerable, principalmente niños y ancianos.

«Es un trabajo esencial para que tengamos esa punta de lanza de lo que será la avalancha humanitaria el 23 de febrero, cuando será la entrada de esa ayuda humanitaria, en masa, que tanto necesitan los venezolanos», añadió en declaraciones que recogió la televisión en línea VPI.