Un avión de carga C-17 de la Fuerza Aérea de Estados Unidos con ayuda humanitaria
Un avión de carga C-17 de la Fuerza Aérea de Estados Unidos con ayuda humanitaria - Álvaro Ybarra

Llega a Cúcuta la segunda carga de ayuda humanitaria desde Miami

Se repartirán suplementos nutricionales a 3.500 niños y kits de higiene para 25.000 personas

Enviado especial a Cúcuta Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El segundo envío de ayuda humanitaria desde Estados Unidos ha llegado este sábado al aereopuerto Camilo Daza de la ciudad de Cúcuta en Colombia, situada en la frontera con Venezuela. Los insumos médicos fueron transportado por aviones de carga militar C-17 de la Fuerza Aérea norteamericana que despegaron desde Miami para palear la dramática crisis humanitaria generada por la mala gestión del régimen chavista durante dos décadas de gobierno.

El primero de tres aviones, que partió de la base aérea de Homestead, en el sur de Miami aterrizó a las 12.20 hora local (16.20 hora española) con suplementos nutricionales para cerca de 3.500 niños que sufren desnutrición y kits de higiene para al menos 25.000 personas más. Además de la asistencia humanitaria, los aviones militares transportaron montacargas para ayudar a descargar la mercancía en Cúcuta. La ayuda será recibida por el personal norteamericano, miembros del Gobierno colombiano y representantes del presidente del Parlamento e interino venezolano, Juan Guaidó.

«Vuelos militares estadounidenses adicionales tendrán lugar en los próximos días para entregar asistencia humanitaria dirigida a ayudar a las poblaciones más vulnerables», afirmó la embajada de EE.UU. en Colombia en un comunicado. Por otro lado, el director de Usaid, Mark Green, aseguró también que «este no es el primer envío y no será el último».

Este segundo gran envío llega a petición de Juan Guaidó, presidente interino reconocido por gran parte de la comunidad internacional, en una iniciativa respaldada por EE.UU. y Colombia. Ambos buscan la presión sobre los militares que son quienes controlan las fronteras del país y de quienes dependerá que la ayuda entre a Venezuela. Este cargamento se suma a una primera ayuda que llegó a Cúcuta la semana pasada para atender a por lo menos 5.000 venezolanos.

«Queremos paz»

Nicolás Maduro niega que exista crisis humanitaria en Venezuela y rechaza toda ayuda exterior. «Ahora tienen el cuento de la ayuda humanitaria. Es una trampa cazabobos, hacen un show con comida podrida y contaminada», aseguró el dictador en un acto en Ciudad Bolívar, en el sureste del país, al reiterar que EE.UU. lo que busca es una excusa para invadir militarmente la nación sudamericana.

El diputado opositor José Manuel Olivares mientras esperaba la carga humanitaria en suelo colombiano comentó: «Esta es la demostración al mundo y al pueblo venezolano que estamos hablando en serio, que es una realidad y el 23 de febrero la ayuda estará al otro lado de la frontera y la Fuerza Armada lo sabe».

Según fuentes consultadas, la ayuda será transportada por dieciséis camiones de alto tonelaje desde el puente aéreo hasta al centro de acopio dispuesto por las autoridades colombianas en el puente internacional Tienditas, en la ciudad fronteriza.

Entre tanto, la tensión se mantiene al otro lado del puente fronterizo. Los militares venezolanos mantienen bloqueados toda la calzada con dos contenedores azules y la cisterna de un camión para evitar el paso. También han escrito sobre ellas el mensaje «Queremos paz». Se espera un gran despliegue armado la próxima semana por las fuerzas dominadas por Maduro.

El presidente de Colombia, Iván Duque, que ha liderado junto a su homólogo estadounidense, Donald Trump, el cerco diplomático al régimen de Nicolás Maduro por considerarlo «ilegítimo», afirmó ayer en Nueva York que la llegada de estos aviones no es un «movimiento dudoso», sino la voluntad «clara» de ayudar a las necesidades de los venezolanos. Cúcuta, junto a Curazao y el estado brasileño de Roraima, son los puntos de acopio de las ayudas humanitarias, cuyo ingreso a Venezuela se hará el próximo 23 de febrero.