El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó
El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó - EFE

Guaidó obtiene cien millones de dólares de ayuda humanitaria

España, con perfil bajo en la conferencia de apoyo a Venezuela en la sede de la OEA

Corresponsal en Nueva York - CaracasActualizado:

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, organizó ayer en la sede en Washington de la Organización de Estados Americanos (OEA) una conferencia internacional para recabar apoyo ante la crisis humanitaria y política que vive el país. Varios de los principales países occidentales -encabezados por Estados Unidos, pero también con presencia de potencias europeas como Alemania y Reino Unido- se sumaron al acto, hicieron declaraciones de apoyo a Guaidó y a la transición democrática que permita elecciones libres frente al régimen de Nicolás Maduro y comprometieron partidas económicas y logísticas para la ayuda que necesitan los venezolanos con urgencia. España, sin embargo, tuvo un papel secundario en la conferencia, a pesar de ser el interlocutor habitual de la UE en asuntos que tienen que ver con los países americanos.

Los organizadores de la conferencia detallaron la gravedad de la crisis humanitaria en Venezuela, «la peor sufrida en esta era en el continenten», aseguró Carlos Vecchio, el embajador en Washington del Gobierno de Guaidó. Más de 3,3 millones de venezolanos han salido del país por la falta de comida y medicamentos, por violencia y persecución política. «La ayuda es urgente», insistió Gustavo Tarre, embajador ante la OEA, que animó a la comunidad internacional a sumarse al objetivo de Guaidó de conseguir que la ayuda humanitaria, ahora bloqueada en la frontera por el régimen de Maduro, pueda entrar en el país el 23 de febrero: «Estamos contando lo que falta no en días, sino en muertos», dijo.

El diputado Lester Toledo, encargado de Guaidó para organizar la entrada de ayuda humanitaria, aseguró que el próximo día 23 «las fuerzas militares van a acompañar al pueblo venezolano, van a estar en el lado acertado de la historia». Por su parte, Luis Almagro, secretario general de la OEA, recordó que la ayuda humanitaria es solo «un paliativo para una situación cruel» y que es «inmoral que una dictadura usurpadora pueda infligir tanto daño a su propia gente». Más allá de la ayuda humanitaria puntual, «la solución que necesita Venezuela es el final de la dictadura usurpadora».

Observadora adjunta

España envió a la conferencia de ayer a la observadora permanente adjunta de la misión de España ante la Organización de los Estados Americanos, Concepción Figuerola. Esta representación contrasta con la enviada a la reunión del llamado Grupo de Contacto, convocado por Uruguay y México en Montevideo la semana pasada, a la que acudió el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

Al contrario que Alemania, Reino Unido, Holanda, Canadá, Argentina, Taiwan y EE.UU., en Washington no hubo un representante español que mostrara apoyo público al Gobierno de Guaidó y anunciara el compromiso de nuevos fondos para ayuda humanitaria. De momento, la única partida aprobada por España son los 650.000 euros para este semestre anunciados a comienzos de mes por la Oficina de Acción Humanitaria de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid). Canadá ya ha aprobado más de 40 millones de dólares en ayudas, EE.UU. ha sobrepasado los 20 millones de dólares, mientras que Reino Unido comprometió ayer una partida de 6,5 millones de libras, que multiplica por once la contribución española.

Entre tanto, en Caracas, el presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, arremetió contra el régimen de Maduro: «Este gobierno robó el dinero de los venezolanos», «se ha burlado de la gente» y ahora «reconoce la emergencia humanitaria en Venezuela», aseguró en un discurso tras darse a conocer la llegada de más de 900 toneladas de insumos a Venezuela, recibidas por un ministro ilegítimo de Maduro en el puerto del estado Vargas (región costera), supuestamente de China y Cuba.

«¿Cuál era el bloqueo?»

«Dijeron que había un bloqueo que no les permitía comprar medicinas, que aquí no hay emergencia humanitaria, pero ayer vimos a un funcionario en el puerto de La Guaira (capital de Vargas) diciendo que habían llegado 933 toneladas de medicamentos. ¿Cuál era el bloqueo? ¿Cuál era la mentira?», cuestionó el también presidente de la Asamblea Nacional. «Robaron el dinero, pero también reconocen la emergencia, porque tuvieron que traer una medicina y eso es un logro de este movimiento, de esta causa, de esta ayuda humanitaria», agregó.

En el evento, celebrado en una de las casas de estudios más importantes del país, la Universidad Central de Venezuela (UCV), Guaidó se refirió al acto en la sede de la OEA. «Se está hablando incluso de recaudar hasta 100 millones de dólares para poder ingresar» esa ayuda, dijo.