Líbano supera ya los 100.000 refugiados sirios
Refugiados sirios en Líbano en una imagen del pasado verano - reuters

Líbano supera ya los 100.000 refugiados sirios

ACNUR ha registrado a 358.000 han huido del conflicto fundamentalmente a Líbano, Jordania, Turquía e Irak

beirut Actualizado:

Líbano sobrepasa ya los 100.000 refugiados sirios a causa de la guerra civil según el último informe del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). El número de refugiados inscritos en el país del cedro es exactamente de 101.283, situándose por detrás de Jordania y Turquía, aunque esta cifra podría ser muy superior debido al temor de muchos de ellos a constar en los censos oficiales y sufrir así algún tipo de represalia por parte del régimen sirio.

El Líbano se convierte de esta manera en el tercer país de la región que supera los 100.000 refugiados, uniéndose a Jordania con 105.737 y a Turquía con 101.834. ACNUR constata también el desplazamiento de 42.661 personas que han buscado asilo en Iraq y de 6.815 que lo han hecho en el norte de África, la mayoría en Egipto. Se trata de una cifra que en el mejor de los casos rondaría los 358.000 refugiados puesto que muchos de los sirios que han escapado a los países limítrofes permanecen todavía sin registrar.

Por su parte, la Agencia de la ONU para los refugiados en Beirut espera que siga aumentando el número de personas que piden ayuda mientras se prolonga su estancia en el exilio. La mayoría de los refugiados sirios en el Líbano se localiza en el norte y en el valle de la Bekaa, y cerca de un 70% procede de la ciudad de Homs. Debido a los intermitentes estallidos de violencia que se producen en el norte del país y en Trípoli, ACNUR se ha visto obligada en varias ocasiones a suspender sus operaciones dentro del Líbano.

Aunque resulta imposible hablar de cifras concretas, junto a las adineradas familias del país vecino que se han instalado en Beirut, coexiste también una enorme masa de sirios que vive en condiciones de extrema pobreza y cuya presencia ha despertado el recelo de los ciudadanos libaneses en no pocas ocasiones. No hay que olvidar que el asesinato el pasado viernes de un alto mando de la inteligencia libanesa que investigaba una trama presuntamente orquestada por Damasco para desestabilizar el Líbano ha exacerbado aún más los ánimos de los detractores de Bashar al-Assad.