Un español, entre las víctimas en el asalto de los terroristas a la sala Bataclan de París

Otro español que se encontraba en la misma sala está ingresado con 'heridas leves' y otras dos jóvenes resultaron ilesas

El embajador de México en París confirma la muerte de una mujer que también tenía nacionalidad española

Actualizado:

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saénz de Santamaría, ha confirmado que las autoridades francesas han informado de que hay un español entre las víctimas mortales por los atentados de anoche en París. Entre ellas también hay una mujer mexicana que compartía nacionalidad española.

[Sigue aquí en directo las últimas noticias sobre el atentado de París]

El español fallecido es Juan Alberto González Garrido, de 29 años, ha dicho la vicepresidenta, quien ha indicado que ha podido hablar con su hermana y que su familia ha sido informada del hecho por el Consulado General de España en París. Juan Alberto se encontraba con su mujer dentro de la sala Bataclan donde anoche se produjo una toma de rehenes.De esta sala de conciertos de París finalmente lograron escapar una decena de rehenes pero las fuerzas de seguridad francesas, tras liberar el lugar, hallaron a unas 80 personas asesinadas dentro.

La familia de González Garrido se ha mostrado desolada por su muerte después de varias horas de búsqueda y una campaña en redes sociales, ya que pensaron que solo había resultado herido. Uno de los primos del fallecido cuyas raíces familiares son de Granada, Alberto Garrido, ha detallado a Efe que la embajada les ha comunicado la trágica noticia esta tarde y que la familia se encuentra «mal no, peor».

«No esperábamos encontrarnos algo así después de tantas horas de búsqueda», ha explicado Garrido, que ha detallado que mantenían la esperanza porque en las listas iniciales de fallecidos no aparecía el nombre de su primo.

Otro joven español, Iván García de 39 años, también se encontraba en la sala Bataclan y resultó herido en el ataque yihadista. Se encuentra actualmente ingresado en un hospital de París. En torno a las 21.30 hora local (20.30 GMT), varios hombres irrumpieron fuertemente armados en el local, abriendo fuego contra los asistentes, parte de los cuales consiguieron huir o esconderse por la sala. Pasada la medianoche, varias ráfagas de disparos y detonaciones anunciaron el asalto de las fuerzas de seguridad. Tres de los cuatro terroristas abatidos por la policía se disponían a activar sus cinturones explosivos cuando fueron neutralizados por las fuerzas especiales, señalaron fuentes de seguridad.

Existe un espeluznante vídeo del horror vivido ayer en París en la sala Bataclan. Daniel Psenny, periodista de «Le Monde», que vive detrás del lugar y que fue herido cuando ayudaba a los heridos que escapaban de la sala, grabó estas imágenes que hablan por sí solas.

«¿Qué pasa, qué pasa?»

«Yo estaba trabajando en casa. El televisor estaba encendido. Oí un ruido como de petardos y al principio pensé que era en la película. Pero era un ruido muy fuerte, así que abrí la ventana. Yo vivo en el segundo piso, mi apartamento da a la puerta de salida de emergencia del Bataclan», explica el periodista en un artículo en su periódico.

El vídeo muestra el desconcierto y el terror de las personas que huían de la sala despavoridas, como hay un par de personas que están colgadas de los alféizares de las ventanas de un segundo y tercer piso, las carreras, como personas arrastran por el suelo a otras para sacarlas de ahí... el horror en menos de tres minutos. Las imágenes, avisamos, son muy duras.

El periodista comenzó a filmar «poco antes de las diez de la noche» (21h00 GMT) desde una de las ventanas de su domicilio, en un segundo piso, tras comprender que algo grave estaba ocurriendo y que los ruidos que escuchaba no eran simples petardos, como creyó inicialmente, al igual que muchos vecinos del barrio.

Las imágenes muestran cómo huyen aterrorizadas algunas víctimas, más de una veintena, algunas arrastrando el cuerpo malherido de otras, mientras intentan esconderse y alejarse del lugar al tiempo que suenan disparos en la misma calle. Justo ante esa puerta trasera del Bataclan hay al menos un herido grave que a penas puede moverse y tres personas están suspendidas de las ventanas del segundo y tercer piso de la fachada, en su intento de escapar a la atrocidad del atentado.

«Todo el mundo corría por todas partes», explica Psenny, que mientras filma pregunta a gritos a la gente visiblemente desesperada «¿qué pasa, qué pasa?», antes de bajar a la calle a ayudarles. Quizás arrastrando a un hombre herido al interior de su edificio él mismo recibió una bala que le atravesó el brazo izquierdo, «sin duda disparada desde una ventana», explica Le Monde.

Al menos 129 personas perdieron la vida en varios ataques perpetrado ayer por siete terroristas yihadistas del Estado Islámico. Hay también trescientos heridos, 99 de ellos «muy graves»

Estado Islámico, tal y como apuntaban las hipótesis, ha reivindicado los atentados de París de este viernes, según el portal de seguimiento de información islamista SITE. La organización yihadista ha difundido la reivindicación a través de comunicados y grabaciones tanto en árabe como en francés.

«Ocho hermanos ataviados con cinturones explosivos y ametralladoras atacaron objetivos seleccionados con precisión en el corazón de la capital francesa», aseguran, al mismo tiempo que han advertido que «sólo es el principio de la tempestad» que seguirá hasta que Francia cambie sus políticas.

El mensaje, difundido en redes sociales, cifra en ocho el número de «hermanos» terroristas que participaron en los ataques, aunque Francia dice que fueron siete, y confirma que éstos portaban cinturones de explosivos y armas automáticas. «Alá ha conquistado a través de ellos y se ha sembrado el miedo en el corazón de los cruzados en su propia tierra».

La nota repasa todos los sitios del «corazón de la capital francesa» que han sido atacados y califica el concierto de la sala Bataclan, donde perdieron la vida más de 80 personas, como un «fiesta de la perversión». Todos los lugares fueron elegidos «minuciosamente», añade el comunicado.

Los restos de los cuerpos de los kamikazes causantes de los atentados de este viernes en París han sido trasladados al Instituto Médico Legal, la morgue de la capital francesa. Los investigadores esperan que los restos de ADN o las huellas encontradas coincidan con un fichero de autores de infracciones.

Según las fuentes policiales, uno de los asaltantes de la sala de conciertos Bataclan ya ha sido identificado: se trataría de un francés, aunque no han trascendido más datos. Un pasaporte sirio y otro egipcio también han sido encontrados cerca de uno de los autores de los ataques de París. Según el gobierno griego, el terrorista titular del pasaporte sirio fue registrado en octubre en la isla griega de Leros.

Una fuente policial ha señalado este sábado por la mañana a AFP que los kamikazes eran presuntamente hombres «aguerridos a primera vista y perfectamente entrenados», y que los testigos han descrito como «bastante jóvenes y seguros de sí mismos». Usaron AK-47 para provocar el mayor número de víctimas. Además, la investigación francesa asegura que se dividieron en tres equipos para provocar el mayor caos posible y ejecutaron los crímenes aclamando a Alá y nombrando Siria e Irak.