El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante su encontronazo con el periodista de la CNN
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, durante su encontronazo con el periodista de la CNN - AFP

CNN denuncia a Trump por quitarle las credenciales de prensa

La Casa Blanca expulsó a un periodista acusándolo de haber forcejeado con una empleada del Gobierno

WashingtonActualizado:

La cadena de televisión CNN ha demandado hoy a la Casa Blanca por rescindir las credenciales de prensa del periodista que informa sobre Donald Trump. El miércoles pasado el Servicio Secreto le retiró el pase a Jim Acosta después de un tenso intercambio de este con el presidente durante una rueda de prensa, durante la cual le acusan de haber forcejeado con una empleada que trataba de quitarle el micrófono de las manos.

Trump compareció ante los medios tras los resultados de las elecciones parciales del martes pasado. Cuando le llegó el turno a Acosta, en lugar de formular una pregunta dijo que quería «desmentir» algo que el presidente había dicho en la campaña electoral sobre las caravanas de inmigrantes que se dirigen a EE.UU. desde Centroamérica. «Ya estamos, otra vez», se quejó Trump.

«Como usted sabe una caravana no es una invasión, es un grupo de emigrantes que se dirige a EE.UU.», dijo el periodista. «¿Por qué dijo que era una invasión?». Respondió el presidente: «Porque yo creo que es una invasión, usted y yo tenemos opiniones diferentes». Tras un tira y afloja, el presidente le quitó la palabra diciendo: «Déjeme que yo lleve el país, usted dirija CNN y si lo hace bien los índices de audiencia serán buenos».

Lo que sucedió después ha sido objeto de disputa. Acosta se aferró al micrófono mientras varias manos se alzaban a su alrededor para preguntar. Una empleada de la Casa Blanca trató de quitarle el micrófono. Acosta se resistió, formulando una pregunta tras otra. Trump le acusó de forcejear con la empleada: «Es usted un maleducado».

Al final de la rueda de prensa, la directora de comunicaciones de la Casa Blanca, Sarah Sanders, publicó en Twitter un vídeo que había sido manipulado para exagerar el supuesto forcejeo. «No vamos a tolerar conductas inapropiadas como la que claramente documenta este vídeo», dijo. Acosta y CNN defienden que el periodista simplemente se aferró al micrófono cuando intentaron quitárselo.

Esta denuncia supone una decisión sin precedentes por parte de una de las principales cadenas informativas del país, que se ha convertido en una verdadera bestia negra para Trump y su Gobierno. El presidente ataca a sus periodistas en la mayoría de sus apariciones públicas, acusándoles de difundir noticias falsas y de funcionar como si fueran un partido de la oposición.

La demanda ha sido presentada en los juzgados de la capital federal por violación de los derechos de Acosta a la libertad de expresión y a un procedimiento legal justo. Alega la cadena que CNN es una de las principales fuentes de información de los norteamericanos y que tiene derecho como otros medios a acceder al Gobierno federal para informar sobre él, lo ocupe quien lo ocupe.

En la denuncia se cita como acusados al presidente; a su jefe de gabinete, John Kelly; a la director de prensa Sanders; al subdirector de prensa, Bill Shine; al director del Servicio Secreto, Joseph Clancy, y al agente de policía que le retiró la credencial a Acosta, al que no se identifica. El viernes, CNN escribió una carta a la Casa Blanca en la que pedía que se restituyera el pase del periodista. No obtuvo respuesta.