Martin Sellner, líder del grupo Movimiento Identitario de Austria
Martin Sellner, líder del grupo Movimiento Identitario de Austria - Afp

Austria desbloquea el acceso al Ejército a miembros de la extrema derecha

Hasta hace mes y media estaba prohibido el reclutamiento de jóvenes del grupo Movimiento Identitario, al que se vincula con el terrorista de Christchurch (Nueva Zelanda)

Corresponsal en Berlín Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Hasta hace mes y medio, la incorporación al servicio militar obligatorio en el ejército austriaco quedó abierta a los miembros del Movimiento Identitario. Hasta esa fecha, la mera declaración de los reclutas de pertenencia a dicho grupo de extrema derecha era motivo suficiente como para evitar el reclutamiento, debido a que se trata de un movimiento extremista. Pero el nuevo ministro de Defensa, Mario Kunasek, miembro del partido ultraderechista FPÖ y en el cargo desde finales de 2017, estableció en una orden interna que los «identitarios» fuesen admitidos a filas, según informa el semanario «Der Standard», que ha tenido acceso al documento.

Un portavoz del Ministerio, Michael Bauer, ante el escándalo que ha causado la información, ha declarado que la decisión está basada en la absolución de los identitarios que tuvo lugar en el Tribunal Superior de Graz de principios de año. «La Administración ha de acatar las sentencias de los tribunales, si alguien no pertenece a una organización criminal, que comete infracciones penales, entonces no se pueden tomar medidas -ha justificado-. Si ese no es el caso, entonces no hay una base legal para la prohibición y, después de que las identidades fueron absueltas en este proceso, quedó eliminada la base legal». Los últimos expedientes rechazados, casos en los que miembros del Movimiento Identitiario fueron eximidos del servicio militar, tiene fecha de septiembre de 2018.

Bauer también ha alejado sospechas del ministro Kunasek y ha garantizado que quienes acceden al ejército en esa circunstancia son sometidos a vigilancia constante. «Puedo asegurar que tenemos pleno control de la situación», ha dicho.

La aparición de una donación de 1.500 euros al líder de los identitarios, Martin Sellner, por parte del autor del reciente ataque a dos mezquitas en Nueva Zelanda, Brenton Tarrant, ha llevado a la oposición a pedir información a todas las instancias públicas sobre su relación con este movimiento. El vicealcalde de Graz, Mario Eustacchio (FPÖ) habla de «histeria», defendiendo que no hay «ninguna razón para distanciarse de nada».

La influencia del FPÖ

La prensa austriaca sugiere que el apoyo de este movimiento al FPÖ, que gobierna en coalición con el Partido Popular de Sebastian Kurz, está detrás de la negativa de Austria a firmar el pacto migratorio de Naciones Unidas, cuestión de la que el movimiento identitario presume como si se tratase efectivamente de una victoria lograda y su mayor éxito político hasta el momento.

El Movimiento Identitario, con presencia en varios países europeos, se declara abiertamente racista y se propone luchar contra el «gran reemplazo», teoría central en sus planteamientos que contempla los movimientos migratorios actuales como una invasión de Occidente por otras razas diferentes a la blanca. Aseguran no tener «nada contra otros pueblos y razas» mientras permanezcan en «sus países de origen».