Tsipras, en las elecciones de junio de 2012
Tsipras, en las elecciones de junio de 2012 - EFE
ELECCIONES DE GRECIA

Prima de escaños: el sistema que puede darle la mayoría absoluta a Syriza

Obteniendo sólo 101 diputados de 300, Alexis Tsipras ganaría este «premio» electoral y su coalición de izquierdas todo el poder en el Parlamento

Actualizado:

En Grecia camina a velocidad de vértigo. En abril de 2014, el Gobierno de coalición se mostraba pletórico, confiado de que los sacrificios económicos habían servido para algo e, incluso, anunciando que el país había salido de la recesión. Pero en mayo, Syriza daba la sorpresa y ganaba las elecciones europeas con 3,8 puntos sobre Nueva Democracia (ND).

El escenario político cambiaba y el primer ministro, Antonis Samaras, comenzaba a declinar su opción de unas elecciones anticipadas. En primer lugar, porque las posteriores sondeos situaban ya a la coalición de izquierdas dirigida por Alexis Tsipras en primer lugar, con distancias superiores al margen de error con respecto al segundo. Y, en segundo, por la prima de 50 escaños que establece el sistema electoral y que podría dar la mayoría absoluta a la izquierda radical, sin haber conseguido más de la mitad de los votos.

La prima de escaños es una especia de «premio» electoral de 50 diputados extras

Ahora, tras el anuncio de las elecciones generales anticipadas para el 25 de enero – al no haber logrado este lunes el consenso suficiente para elegir en tercer intento al presidente de la República–, esta prima de escaños se torna en un elemento muy importante de cara al futuro del país. Pero, ¿en qué consiste exactamente?

250 escaños por votación popular

La prima de escaños es una especia de «premio» electoral de 50 diputados extras que se otorga sin más al partido que logra el mayor número de parlamentarios, siempre y cuando éste haya llegado a los 101. Eso significa que, de los 300 que se eligen en las elecciones (288 en las circunscripciones y otros 12 de una lista estatal), sólo 250 de ellos llegan al Parlamento por votación popular.

A este sistema electoral se le conoce como «proporcional reforzado», e implica que un partido como Syriza podría hacerse con la mayoría absoluta sin haber logrado, en la práctica, los votos suficientes de los ciudadanos para obtenerla. La mayoría absoluta no se obtiene, por lo tanto, obteniendo el 51% de los diputados totales mediante la elección popular, sino tan solo con el 33%, que representan esos 101 de los 300 que se escogen. Según el último sondeo de Palmos de este lunes, Tsiprasobtendría un 29,9% de los votos (ND un 23,4%), mientras que el sondeo de Alco, conocido el sábado, le concede un 28,3% de los votos (3,3 puntos más que ND). Cifras muy cercanas a la obtención de la prima de escaños.

A este sistema electoral griego se le conoce como «proporcional reforzado»

Con este sistema –que también se utiliza, aunque de manera diferente, en otros países como Italia– se busca que existan mayorías parlamentarias sólidas y para darle una mayor estabilidad al gobierno nacional a lo largo de los cuatro años de legislatura.

Mínimo, 3% de los votos

Este fin está reforzado por otras cláusulas establecidas en la actual ley electoral, publicada en 2004, como la que establece que solo pueden ser representados en el Parlamento griego los partidos o coaliciones que hayan recibido, al menos, el 3% de los votos válidos a nivel nacional. Así se garantiza, también, la presencia de los principales partidos políticos y se evita la asignación de escaños a las formaciones más pequeñas. Esa ha sido la razón de la alternancia en el poder, desde 1974 y hasta la aparición de Syriza, de las dos principales formaciones griegas (los socialistas del PASOK y los conservadores de Nueva Democracia).

Es importante señalar en este sentido el papel que juegan los partidos minoritarios de cara a esta prima, ya que, si algunos de estos superan la barrera del 3% de los votos, la cantidad de escaños que corresponden a los ganadores se reduce por los votos que no se reparten de estas formaciones minoritarias y, por lo tanto, pueden hacer peligrar su «premio de mayoría».