Al Sisi donará a Egipto la mitad de su sueldo y su riqueza
El presidente de Egipto, Abdelfatah al Sisi, ofrece un discurso durante una ceremonia de graduación militar en El Cairo - efe

Al Sisi donará a Egipto la mitad de su sueldo y su riqueza

El presidente de Egipto dice que se deben hacer sacrificios para bajar el déficit y dejar «algo bueno» a las generaciones futuras

agencias
Actualizado:

El presidente de Egipto, Abdelfatá al Sisi, ha anunciado este martes el inicio de una etapa de austeridad para equilibrar la economía nacional y, como primer paso, se ha comprometido a donar la mitad de su sueldo y su riqueza.

«Voy a hacer dos cosas: no voy a cobrar la mitad de las 42.000 libras egipcias (4.319 euros) de mi salario como presidente y entregaré la mitad de mi riqueza, incluida la que he heredado de mi padre, por el bien del país», ha dicho.

En la misma línea, ha adelantado su intención de impedir que los empleados del sector público «cobren el máximo salario», cuya cuantía no ha especificado. «Debe haber sacrificios reales de cada egipcio y egipcia», ha subrayado.

Además, ha dicho que no firmará el borrador de los presupuestos generales para lo que resta de este año y para 2015 porque, según ha explicado, ello supondría aumentar aún más la deuda pública y, por tanto, el nivel de déficit.

«Revisaremos los actuales presupuestos generales porque no puedo aceptarlos con este nivel de déficit", ha dicho, en un discurso pronunciado en una ceremonia de graduación militar que se ha transmitido por televisión.

«Tengo que pensar en los niños que vendrán, en dejarles algo bueno, pero a este paso no les dejaremos nada. Si la deuda se sigue acumulando como hasta ahora, no les dejaremos nada bueno», ha alertado el ex jefe militar.

El déficit público ha alcanzado el 14 por ciento en el último año fiscal, que se cerró en junio de 2013, aunque está previsto que la economía crezca un 3,2 por ciento en el que comienza el 1 de julio, se trata de nivel aún insuficiente para dar empleo a los 86 millones de egipcios.

Egipto, inmerso desde hace tres años en una crisis política, ha sobrevivido hasta ahora gracias a las ayudas de los estados del Golfo y de Estados Unidos, ante la caída de industrias tan importantes para su economía como el turismo.