Leopoldo López se entrega a Maduro para «despertar al pueblo» venezolano
Leopoldo López, en el momento de entrar en un blindado de la Guardia Nacional, tras entregarse este martes en Caracas - reuters

Leopoldo López se entrega a Maduro para «despertar al pueblo» venezolano

El líder de la oposición, Henrique Capriles, tomó el relevo de la manifestación con la intención de «canalizar la protesta»

Actualizado:

Vestido con camiseta blanca y vaqueros, con la bandera nacional en la mano, el líder opositor venezolano, Leopoldo López, se entregó este martes a agentes de la Guardia Nacional Bolivariana, entre gritos de protesta de miles de manifestantes y tras clamar que se somete a «una Justicia injusta». Su mujer, Lilian Tintori, una rubia periodista que le ha apoyado en todo momento, le dio una rosa antes de que los uniformados se lo llevaran a empujones en una tanqueta militar para ser trasladado a un lugar de reclusión desconocido.

«Si mi encarcelamiento sirve para despertar al pueblo, valdrá la pena», afirmó López en un discurso pronunciado junto a la estatua del héroe de la independencia cubana, José Martí, poco antes de entregarse. El Gobierno venezolano había emitido una orden de «busca y captura» contra el líder opositor, a quien acusan de la violencia que siguió a las manifestaciones del pasado día 12 en las que murieron tres personas. A López le acusan incluso de terrorismo. Pero, con su entrega voluntaria en medio una nutrida revuelta, el líder opositor quiso despertar las conciencias de la sociedad para que mantengan vivo el fuego de la protesta, como él mismo reconoció.

«No me voy a ir de Venezuela nunca»Antes de entregarse, aseguró que, con su detención, el Gobierno solo pretende silenciar las demandas populares de estos días: «Ellos solo quieren encarcelar a los venezolanos que quieren un cambio pacífico y democrático». «Tenía la opción de irme, pero no me voy a ir de Venezuela nunca, la otra opción era quedarme escondido en la clandestinidad, pero yo no tengo nada que esconder», sentenció.

En cuanto López fue detenido, el gobernador de Miranda y líder de la oposición, Henrique Capriles, tomó el relevo de la manifestación. «Nosotros debemos canalizar la fuerza en una protesta que tenga contenido social, con una agenda que nos permita una salida pacífica y constitucional a la crisis econ ómica».

La diputada María Corina Machado, el alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, y el secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Ramón Guillermo Aveledo, también participaron del acto al ausentarse López.

Pruebas de su inocencia

Para su defensa, López acudió acompañado de una carpeta con documentos y pruebas de inocencia. El diputado chavista Calixto Ortega sugirió en la cadena Globovisión que confía en que el opositor salga pronto en libertad. En cambio, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, afirmó que López estará preso por un largo tiempo. El propio López reconoció en su mitin de despedida que ahora llega un «tiempo de silencio».

Con prisas para cerrar la crisis cuanto antes, las autoridades venezolanas agilizaban este martes los trámites a toda prisa para que Leopoldo López compareciera ante un tribunal antes de que acabara el día.

Para impedir la concentración y marcha que había convocado López, el gobierno de Maduro apostó un fuerte dispositivo policial alrededor de la Plaza Brión de Chacaíto para evitar el acceso de los manifestantes. Más de 1.600 agentes antidisturbios y tanquetas militares acordonaron la plaza para impedir que se movilizaran hacia la céntrica avenida Urdaneta, sede del Ministerio de Interior y Justicia, donde López intentó entregar un pliego de quejas y reivindicaciones, en el que entre otras solicitudes pedía la liberación de los estudiantes detenidos.

Marcha chavista

El Gobierno también convocó su propia marcha, en la que también miles de manifestantes vestidos de rojo caminaron desde la Plaza Venezuela al Palacio de Miraflores donde les esperaba el presidente Nicolás Maduro, quien les prometió que López «responderá ante la Justicia». La movilización chavista corrió a cargo de trabajadores de la petrolera estatal venezolana Pdvsa, bajo el mando del ministro del Petróleo, Rafael Ramírez, quien hizo un encendido elogio de los logros del gobierno de Maduro.