Alfano, el delfín que le salió rana a Berlusconi

Alfano, el delfín que le salió rana a Berlusconi

El «número dos» de «Il Cavaliere» llegó a postularse como su sucesor para las elecciones de 2013. Ahora lo traiciona

laura Riestra
Actualizado:

Ironías de la vida, Angelino Alfano dio en su día nombre a la ley de inmunidad con la que el ex primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, logró blindarse de sus numerosas causas judiciales. Este martes, sin embargo, el delfín de «Il Cavaliere» ha traicionado públicamente al que fuera su gran aliado.

A lo largo de esta semana ha ido dejando pistas que anticipaban el desenlace: pedir el voto para Enrico Letta, quien será sometido este miércoles a una moción de confianza para salvar al Gobierno de coalición italiano. «Soy berlusconiano y leal. Pero la lealtad me impone decir que no pueden prevalecer posiciones extremistas ajenas a nuestra historia, a nuestros valores y al sentir común de nuestro pueblo. Si prevalecen estas posturas, el sueño de una nueva Forza Italia no se realizará», escribía el hasta ahora secretario general del partido Pueblo de la Libertad (PDL) y vicepresidente de Letta.

Alfano fue uno de los cinco ministros del PDL que presentaron -a regañadientes- su dimisión «irrevocable» del Ejecutivo de coalición que preside el socialdemócrata Letta. Cuatro de ellos ya anunciaron que no seguirán en la nueva formación anunciada por Berlusconi, «Forza Italia» y, además, en torno a 20 ó 30 senadores de este partido estarían dispuestos a apoyar la petición de Alfano aunque el senador Carlo Giovanardi ha anunciado que podrían ser más.

Parece que a Berlusconi no le saldrán los números pero, además, ha vuelto a perder, como ya ocurriera en 2010, a su delfín. Entonces, 16 meses después de que fundaran el PDL, el ex primer ministro italiano se «divorció» de su gran aliado Gianfranco Fini, a quien sustituyó como pieza clave Alfano. Clave hasta el punto de que su nombre sonó como probable sucesor de Berlusconi en las elecciones previstas para este 2013. De hecho, «Il Cavaliere» llegó a referirse a él como su «padrino político».

Tras las elecciones regionales de Milán y Nápoles en las que se materializó la derrota del PDL en mayo de 2011, Berlusconi proclamó a Alfano secretario general y, a partir de ese momento, no dudó en realizar múltiples muestras de respaldo hacia su elegido, haciendo este lo propio: «El partido no necesita realizar ninguna consulta popular para saber que Berlusoni es el líder». Es más, en varias entrevistas Alfano aseguró que decidió intrucirse en el mundo de la política después de ver a Berlusconi en un programa de televisión en 1994.

Leyes al servicio de Berlusconi

Con sólo 23 años acompañó a «Il Cavaliere» en la fundación de «Forza Italia», partido dentro del que logró hacerse un sitio. Con 37 años fue designado por Berlusconi ministro de Justicia, siendo la persona más joven que ha ocupado este cargo. Desde ahí trató de impulsar la ley que pretendía que las causas abiertas hace un determinado número de años prescribieran, lo que liberaba a Berlusconi de algunos de los juicios en su contra. No lo consiguió, como tampoco logró que la ley que denominó de «legítimo impedimento», que permitía a los altos cargos del Ejecutivo argumentar «incompatibilidad de agenda» para no presentarse a las instancias judiciales a las que fueran citados, saliera adelante. Con todo, fueron dos intentos que demostraban lo que estaba dispuesto hacer por Berlusconi.

«Lodo Alfano», norma aprobada por el Parlamento el 22 de julio de 2008, fue el regalo que el secretario general del PDL sí le hizo a Berlusconi ya que daba inmunidad a las instituciones del Estado. La oposición consideraba que la ley había sido hecha a medida de los intereses de Berlusconi. En octubre de 2009 fue invalidada.

En las elecciones de abril de este año, Alfano fue designado nombrado vicepresidente y nuevo ministro del Interior, lo que fue interpretado como un nuevo triunfo para Berlusconi. Ocupando estos cargos superó el revés político que le supuso la polémica tras la entrega a Kazajistán de la esposa y una hija pequeña del disidente kazajo Mujar Ablyazo, hecho que le llevó a enfrentarse a una moción de censura que superó.