Berlusconi abre la crisis de Gobierno en Italia
El primer ministro italiano, Enrico Letta - reuters

Berlusconi abre la crisis de Gobierno en Italia

Los ministros del PDL han presentado su dimisión y renunciado a la coalición de Gobierno

ángel gómez fuentes
Actualizado:

El gobierno italiano estaba al borde de la caída, solo pendiente de un hilo que ha roto Silvio Berlusconi, abriendo una crisis de gobierno. Los cinco ministros del Pueblo de la Libertad, PDL, han presentado su dimisión, después de que Il Cavaliere escribiera esta nota para justificar su decisión: «El ultimátum de Enrico Letta (primer ministro) es inaceptable, los ministros del PDL deben presentar de inmediato su dimisión».

La tensión se había hecho extrema en el Consejo de ministros celebrado anoche, donde varios ministros del Partido Democrático y del PDL expresaron a gritos sus diferencias.

«Italia humillada»

Enrico Letta había manifestado su profundo disgusto por el hecho de que mientras él estaba intentando dar una buena imagen de Italia en nueva York, los parlamentarios del PDL, a petición de Berlusconi, amenazaban con presentar en masa su dimisión si por parte del gobierno y del parlamento no se producía un gesto a favor del condenado Berlusconi. En opinión de Letta, esa decisión sin precedentes en una democracia occidental, supuso «una humillación para Italia». El próximo 4 de octubre el comité del Senado vota la expulsión de su escaño, e Il Cavaliere quiere evitarlo, entre otras cosas porque al perder la inmunidad parlamentaria corre el riesgo de ser arrestado por alguna de las causas que todavía tiene pendientes.

Durante el consejo de ministros de anoche, Enrico Letta manifestó que «así no se puede seguir. El problema judicial de Berlusconi no debe mezclarse con los asuntos de gobierno, porque el ejecutivo no debe interferir en una decisión de la magistratura». Con ánimo de clarificar la situación, el primer ministro manifestó su intención de presentarse el lunes o el martes en el parlamento para someterse a una votación de confianza, con un programa de unos cuatro puntos. El ultimátum de Leta fue: «O lo tomáis o lo dejáis».

En un comunicado hecho público tras el Consejo de ministros, Letta advirtió duramente al PDL: «No tengo ninguna intención de continuar en un gobierno para desgastarme ni aceptaré amenazas. Lo que sucedió el miércoles (amenaza de dimisión en masa de los parlamentarios) , mientras representaba a Italia en la Asamblea General de la ONU, es inaceptable», escribió Letta.

Moción de confianza

El consejo de ministros terminó si adoptar ninguna decisión, por estimar Enrico Letta que en primer lugar era necesaria la clarificación en el Parlamento con una moción de confianza. A la espera de esa clarificación, no se adoptaron algunas medidas fiscales y económicas. La más importante era retrasar el aumento del IVA, previsto para el 1 de octubre, retraso que hubiera conllevado buscar otras vías de ingresos en las arcas del Estado. Pero Enrico Letta señaló que «ante la imposibilidad de comprometerse en operaciones que suponen miles de millones de euros, sin la garantía de una continuidad en la acción de gobierno y Parlamento (al tener penidente el resultado de la moción de confianza), se aumentará el IVA como estaba previsto». El PDL había manifestado con anterioridad que no estaba dispuesto a un aumento de impuestos como era la subida de un punto del IVA.

En conclusión, el aumento del IVA y el rechazo del ultimátum de Letta han sido una buena excusa para Berlusconi para abrir la crisis.