La retención de Morales en Viena produce una crisis diplomática
Evo Morales, saludando desde el avión en Viena - reuters
caso snowden

La retención de Morales en Viena produce una crisis diplomática

«Lo que estamos viendo es una actitud de soberbia y de humillación por parte del gobierno de Estados Unidos», denuncia el Gobierno boliviano

Actualizado:

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha pasado en Viena toda la noche tras un aterrizaje forzoso después de varios países europeos le negaran el permiso para sobrevolar sus territorios -inicialmente tenía previsto hacer escala en Canarias-, lo que ha desatado malestar en gran parte de Latinoamérica.

Tras más de diez horas con su avión presidencial retenido en la capital austríaca por la falta de la autorización de varios países, el último de ellos España, Morales se preguntó hoy, visiblemente cansado pero de buen humor, si lo habían secuestrado o retenido al forzar el aterrizaje de su avión oficial.

Oficialmente se habían retirado estos permisos por «razones técnicas», aunque en seguida trascendió la razón verdadera: la sospecha de que el buscado exanalista de la CIA Edward Snowden podría estar en el avión para salir de Rusia, donde se encuentra retenido en el aeropuerto de Moscú desde hace 10 días.

En un principio, según fuentes oficiales bolivianas, Portugal prohibió a la nave hacer escala, mientras que Francia impidió sobrevolar su territorio, al igual que Italia, mientras que España permitía i nicialmente hacer escala en Canarias para repostar.

A las 09.00 hora local (07.00 GMT), según relató en Viena el ministro boliviano de Defensa, Rubén Saavedra, todos los países permitían el itinerario de la nave presidencial y sólo quedaba pendiente de dar vía libre España.

«Jamás lo vimos»

El propio Morales desmintió de forma tajante en declaraciones exclusivas a Efe que Snowden estuviera en el avión y aseguró: «Jamás lo vimos (en Moscú)» y para nada fue tema de conversaciones con las autoridades rusas.

Por su parte, el portavoz del Ministerio del Interior, Karl-Heinz Grundböck, confirmó hoy a Efe que las autoridades austríacas descartan que Snowden se encuentre en el avión presidencial.

El vocero explicó que se hizo un control de pasaportes a todos los pasajeros del avión presidencial, pero no entraron en la nave ya que recibieron las garantías del propio Morales y del ministro de Defensa de que Snowden no se encuentra en el avión.

«Esto fue orquestado y amañado por Estados Unidos»Por su parte, Saavedra responsabilizó directamente a Estados Unidos de estar detrás de este incidente, que ha causado enorme malestar entre los gobiernos socialistas de América Latina.

«Esto fue orquestado, amañado, por el departamento de Estado de EE.UU. que utilizando algunos países europeos ha provocado esta situación, con la sospecha de que en el avión presidencial estuviera el señor Snowden», declaró a Efe en Viena.

Aseguró que la falta de permisos de transito, comunicada en pleno vuelo, pusieron en «serio riesgo» la vida del máximo mandatario boliviano y lo calificó de «acto discriminatorio en contra de Bolivia y de su presidente».

«Los que estamos viendo es una actitud de soberbia y de humillación por parte del gobierno de Estados Unidos», que ha utilizado a varios países de Europa, denunció el ministro boliviano.

Morales aseguró cerca de las 06.00 hora local (04.00 GMT) que había recibido llamadas de varios presidentes sudamericanos como de la argentina Cristina Fernández de Kirchner, el ecuatoriano Rafael Correa y el venezolano Nicolás Maduro.

«Me ha llamado dos veces Cristina (Fernández de Kirchner), con unas propuestas legales, basadas en los tratados internacionales, especialmente de La Haya», dijo Morales.

Correa, preocupado

«Me ha llamado dos veces Correa, muy preocupado. Correa está consultando retirar los embajadores que tenemos los países del Alba (en los países que negaron el sobrevuelo de su avión)», agregó.

«Me ha llamado también el presidente Maduro, preocupado, buscando temas legales para acabar con esta retención o secuestro, no se lo que es esto legalmente», señaló Morales.

Preguntado sobre qué iba a pasar en las próximas horas, el presidente boliviano se limitó a decir: «Estamos esperando el permiso. Seguramente España está consultando con su amigo. Su amigo debe ser Estados Unidos».

«Nunca en mi vida había oído que le nieguen el permiso al presidente en un avión oficial», concluyó el mandatario boliviano, quien había participado en Moscú en una reunión de exportadores de gas natural.