Los adolescentes abandonan la actividad deportiva cuando empiezan el Bachillerato
Los adolescentes abandonan la actividad deportiva cuando empiezan el Bachillerato

Estos son los culpables de que las adolescentes dejen el deporte a partir de los 16 años

Un informe de la Fundación Mapfre y la Universidad Rey Juan Carlos recomienda una oferta de actividades deportivas que fomente las relaciones interpersonales y no la competitividad para que las jóvenes hagan más ejercicio

Actualizado:

La elevada carga académica a la que están sometidas, las nuevas formas de ocio y de relacionarse (vinculadas al uso de nuevas tecnologías) y el hecho de que crean que tienen menos habilidades y destrezas para el deporte unido a un mayor sentimiento de miedo al ridículo al interactuar con los chicos en actividades físicas son algunos de los motivos por los que las mujeres adolescentes abandonan la actividad física, según las conclusiones del informe «Mujer joven y actividad física», de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) y la Fundación Mapfre.

Los datos del estudio confirman que el 76% de las mujeres jóvenes de entre 12 y 25 años no cumplen con las recomendaciones mínimas de actividad física de la OMS, lo que supone 16,7 puntos porcentuales menos que el dato de los hombres (59%). Esto pone de manifiesto, según reveló Fernando del Villar, Catedrático de Educación Física y Deportiva de la URJC durante la presentación del informe, la existencia de «una importante brecha de género en la práctica deportiva».

La falta de actividad física es especialmente preocupante entre los 16 y 18 años, que es cuando se produce una tasa de abandono del deporte más elevada. Y aún lo es más si se tiene en cuenta que esta tendencia se mantiene desde hace 15 años y que, según alertan los investigadores, «no presenta señales de cambio».

Actualmente el 68% de la población adolescente (entre 12 y 17 años) no cumple con las recomendaciones de la OMS, que aconseja hacer, al menos, 60 minutos diarios de actividad física moderada como caminar, bailar o subir escaleras de forma regular; o 30 minutos diarios de actividad intensa, que requiere mayor esfuerzo y un aumento sustancial de la frecuencia cardíaca. Además, si estos datos se desglosan y se hacen diferencias entre chicos y chicas, el ifnorme revela que el 76% de las chicas de 12 a 17 años no cumple con estas recomendaciones múnimas de la OMS (mientras que el dato de los chicos es del 59%).

¿Por qué abandonan el ejercicio?

Las mujeres comienzan a abandonar la práctica deportiva principalmente a partir del Bachillerato, debido a su madurez y sentido de la responsabilidad, que en esta franja de edad, según afirma Fernando del Villar, es mayor que la de los chicos y les hace preocuparse más por los estudios y el futuro que por la actividad física.

Otro factor que influye es que no encuentren una oferta deportiva adaptada a sus motivaciones. Así, tal como revela el Catedrático de la Rey Juan Carlos, «a ellas les interesa más el carácter funcional del deporte que su componente competitivo, les gusta más practicar el deporte en entorno colectivos y no tanto de forma individual y se sienten menos apoyadas por la familia en la práctica deportiva», comenta. Así, el experto incide en el hecho de que es importante transmitir a la sociedad una idea que ya tiene evidencia científica: la práctica deportiva mejora el rendimiento académico. «Si hay que elegir entre deporte y estudiar hay que elegir las dos cosas. Y esto debe aplicarse en el entorno familiar y académico tanto para los chicos como para las chicas», aconseja Del Villar.

Además, el catedrático insta a las familias para que sean figuras de referencia y transmitan los beneficios que conlleva la práctica de ejercicio para la salud que, no solo incrementa el rendimiento académico, sino que además permite adquirir valores como la responsabilidad y la disciplina.

Cómo hacer más atractiva la oferta deportiva

Una de las recomendaciones que hace el estudio para promover la continuidad de la práctica deportiva de la mujer joven fuera del entorno escolar es planificar una oferta deportiva diferenciada por género, especialmente a partir de la etapa entre 16 y 18 años. «Esto no quiere decir que haya deporte para chicas y deporte chicos, ni tampoco quiere decir que no puedan realizar juntos cualquier actividad deportiva. De lo que estamos hablando es de adaptar la oferta deportiva a los intereses y las motivaciones de las mujeres jóvenes con programas que favorezcan las relaciones interpersonales, la superación de retos asumibles, la expresión de habilidades y capacidades personales, el trabajo colectivo y la recompensa grupal, que son ideas por las que ellas han mostrado un mayor interés que ellos», explica.

Para dotar a la oferta deportiva de una mayor implicación en las relaciones interpersonales el experto asegura que la tecnología puede ser una gran aliada, pues puede contribuir a propiciar encuentros a través de las redes sociales para la práctica deportiva y también porque puede permitir dar respuesta a esa mayor percepción de utilidad y funcionalidad del deporte que tienen las chicas, según se desprende de las conclusiones del informe.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia