Los azúcares añadidos de los refrescos y los productos de pastelería hacen que nos excedamos en las cantidades diarias recomendadas.
Los azúcares añadidos de los refrescos y los productos de pastelería hacen que nos excedamos en las cantidades diarias recomendadas.

«El azúcar oculto en los ultraprocesados hace que tomemos mucho más de lo que creemos»

Carlos Ríos, nutricionista creador del movimiento «Realfooding», y DKV impulsan un manifiesto para promover un consumo responsable de azúcar

Actualizado:

¿Cuánto azúcar tomas al día? O mejor dicho, ¿cuánto azúcar crees que tomas al día? Cuando alguien formula esa pregunta solemos pensar en las dos «cucharaditas» que añadimos al café y que en realidad son las que nos llevan a contestar: «No mucha, la verdad». Pero de lo que no somos conscientes, según alerta Carlos Ríos, nutricionista impulsor del Realfooding, es de la cantidad de «azúcar oculto» que tomamos en el día a día gracias a refrescos, zumos industriales, bebidas energéticas, productos de pastelería, chocolates y confitería; lácteos ultraprocesados y derivados como helados; cereales de desayuno, snacks en barritas, galletas o mermeladas. «Son productos que consumimos de forma habitual y que, por tanto, propician que nos excedamos en la cantidad de azúcar sin saberlo», aclara.

La ingesta media diaria de azúcar en España se sitúa en los 71,5 gramos, que casi triplica el consumo medio máximo recomendado por la OMS, que es de 25 gramos diarios. Pero lo más preocupante es que una gran parte de la población consume azúcar sin saberlo.

Con el objetivo de divulgar los riesgos, las causas y las consecuencais para la salud que implican un consumo inconsciente y abusivo del azúcar, DKV Salud y Carlos Ríos han lanzado el manifiesto «Por un consumo responsable de azúcar», que incluye un decálogo de compromisos y actuaciones para conseguir implementar políticas que reduzcan el consumo de azúcar y mejoren la salud pública.

¿Existen los procesados «buenos»?

Una de las ideas en las que incidió Carlos Ríos durante la presentación del manifiesto es en que el objetivo del manifiesto no es demonizar el azúcar, sino poner el acento en las diferencias entre los azúcares intrínsecos (alimentos frescos y sin procesar como por ejemplo las manzanas, las naranjas y los plátanos), los azúcares libres (presentes de forma natural en las frutas y verdudas cuando se procesan en zumos y purés) y los azúcares añadidos (agregados a los alimentos durante el procesamiento o preparación que tienen múltiples nombres como jarabe de maiz, dextrosa, fructosa, glucosa, sacarosa, lactosa , maltosa, jarabe de malta, melaza...).

Así, explica que el consumo de ultraprocesados, con azúcares añadidos, son los que suponen un mayor perjuicio para la salud, pero que también existen los que podrían calificarse como alimentos procesados «buenos» y que, entre otras características, deberían tener menos de 10 gramos de azúcar por cada 100 gramos de producto.

¿Es menos placentero comer sin azúcar?

«¿Le dirías a una persona que no fuma que no entiendes cómo puede vivir sin fumar, con lo placentero que es?», plantea Carlos Ríos al referise al concepto del placer asociado al consumo de azúcar. «No se trata de que solo comas pechuga y lechuga. Lo que intento transmitir es que la clave para comer de forma más saludable y cambiar los hábitos sería que cada uno se diera cuenta comprobándolo por sí mismo que comer como lo hacían nuestras abuelas es disfrutar y no un sacrificio», revela.

Así, asegura que aquellas personas que abusan de los ultraprocesados no solo tienen alterado el «umbral del dulzor» en el paladar, sino que además sienten una mayor necesidad de consumir esos alimentos. «Cuanto más los tomas, más dependes de ellos. En mi caso, cuando ahora tomo algo dulce me resulta empalagoso, porque ha cambiado mi umbral del dulzor y esto es algo que se puede ir cambiando poco a poco, haciendo pequeños cambios, pues solo así llegará un monento en el que esa persona sienta que tomar un ultraprocesado no resulta tan placentero», argumenta el creador del movimiento «Realfooding».

Cuidar la alimentación es cuidar la salud

Lo que comemos desempeña un papel clave en el bienestar y salud de las personas pues, tal como apunta el director de Desarrollo de Salud Digital de DKV, Julio Lorca, «la elección personal de alimentos no saludables es un factor pronóstico de enfermedad, mortalidad, consumo de asistencia médica compleja y consecuentemente, de infelicidad personal y familiar».

Por su parte, el director de Comunicación de DKV, Miguel García, destacó la «importancia de conseguir una sociedad más informada y más consciente de sus decisiones de compra y consumo».

En esta línea, ha recordado que además de la colaboración con Carlos Ríos, DKV se ha aliado con los Hermanos Torres para difundir recetas y hábitos saludables. Asimismo, mantiene su implicación con TEDx, que en 2018 transmitió a través de charlas y talleres la apuesta por lo saludable y que en 2019 prentende abordar la nutrición desde un punto de vista práctico bajo la iniciativa «Comer bien es de sabios».

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia