Los problemas de aprendizaje tienen un cierto efecto a largo plazo porque se genera un estigma
Los problemas de aprendizaje tienen un cierto efecto a largo plazo porque se genera un estigma

El mes de nacimiento afecta al aprendizaje

Un informe de la Agencia de Calidad y Evaluación Sanitarias de Cataluña refleja que los nacidos en diciembre tienen más posibilidades de sufrir trastornos de aprendizaje

Actualizado:

Los niños nacidos en el mes de diciembre tienen un 33,7% más de diagnósticos de trastorno del aprendizaje que los nacidos en enero, según datos del sistema público catalán en 2016 reflejados en un informe de la Agencia de Calidad y Evaluación Sanitarias de Cataluña (Aquas), recogido por Europa Press.

Las dificultades que puede tener un niño con inteligencia normal pero al que, por ejemplo, le cuesta desarrollar el lenguaje, crecieron un 66,6% de 2012 a 2016 en Cataluña.

En una entrevista de Europa Press, la coautora del informe Cristina Colls ha constatado el hallazgo de muchos «diagnósticos inespecíficos» sobre estos problemas debido a que los trastornos del aprendizaje tienen una lógica más educativa que sanitaria «y en muchas ocasiones los médicos no los especifican».

«El mes puede actuar como un factor confusor a la hora de diagnosticar» a un niño que fracasa en la escuela, y al que quizás se le asocia un trastorno cuando en realidad la dificultad radica en que es más pequeño e inmaduro que sus compañeros, por lo que le cuesta más.

Más problemas en varones

El informe explica que las dificultades en el aprendizaje se reducen a la mitad en niñas respecto a los niños, de la misma forma en la que también ven menos casos en los niños de origen extranjero, lo que Colls vincula a una posible menor exigencia de los padres.

«El problema es que estas situaciones tienen un cierto efecto a largo plazo porque se genera un estigma, ya que al empezar la escuela te haces una idea de tus capacidades y tus profesores también», en lo que ha coincidido el pedagogo Xavier Ureta, que ha señalado que la impotencia que siente el niño al ver que los demás avanzan con más facilidad puede generar más fracaso.

Ureta ha dicho que estos diagnósticos parten de unos padres o tutores que han llevado el menor al médico ante una preocupación, por lo que refleja que «ha habido un aumento de peticiones de visita o intervención». Según el informe, los más frecuentes en 2016 fueron los desórdenes del habla y el lenguaje en general.

Ureta, coordinador del Grupo de Investigación de Pedagogía del Colegio de Pedagogos de Cataluña, ha opinado también que la educación podría mejorarse con un sistema más abierto y con metodologías basadas en proyectos y solución de problemas y más renovación pedagógica a nivel individual.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia