«Cuanto más fácil se les ofrece el aborto, más fortaleza necesitan para afrontar las presiones»

Mª Luisa Rodríguez Aísa, presidenta de Adevida, demanda en esta entrevista más apoyo para las mujeres embarazadas en dificultades

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En 1979, un grupo de personas pertenecientes a diversas asociaciones, movimientos apostólicos y profesionales se mostraron inquietos ante la urgente defensa de la vida desde la concepción hasta su fin natural. La inquietud sobre cómo se aborda este asunto en la legislación motivó el nacimiento de algunas de las más antiguas asociaciones provida de nuestro país. Entre ellas, el 27 de junio de 1979, la Asociación en Defensa de la Vida Humana Adevida.

Al principio, esta organización desarrolló actividades divulgativas y reivindicativas como elaboración de manifiestos, organización de manifestaciones, marchas... ante la noticia de la inminente aprobación por el Congreso de la Ley despenalizadora del aborto llevada a cabo en 1985. Pero viendo la necesidad de apoyo y ayuda que las mujeres tenían y para que no se vieran abocadas al aborto, se creó en el año 1983 el «Centro de Acogida a la Vida», que desde 2003 se llama Centro de Apoyo a la Mujer Embarazada Adevida.

¿Cuál es el perfil de las mujeres embarazadas que atienden?

Son mujeres de todo tipo con el común denominador de percibir dificultades para llevar adelante su embarazo, muchas veces imprevisto. De todas las edades, desde adolescentes a mujeres que están ya al final de su vida fértil. Hay muchas inmigrantes, en riesgo de exclusión social. Muchas sufren el abandono por parte de su pareja o el rechazo de sus padres.

¿A qué problemas se enfrentan? ¿Cuáles son sus principales demandas?

Algunas vienen agobiadas por diagnósticos imprecisos y amenazantes. Aunque la mayoría tienen una situación económica difícil, también a veces el problema que presentan es mas de soledad y falta de apoyos. Se encuentran desasistidas, presionadas, a veces violentadas. Y muchas sin recursos, sin trabajo ni apoyo familiar.

Piden sobre todo atención, cariño, comprensión, asesoramiento y ayuda (de todo tipo, también económica)

¿Qué soluciones ofrecen desde esta asociación?

Lo que cada madre pueda necesitar en esos momentos. Primero requieren sentirse acogidas y escuchadas con un seguimiento y atención personal. También le aportamos asesoramiento jurídico, médico, psicológico, laboral, etc.

Además de la ayuda material que presta a la embarazada y a su hijo, Adevida trata, a través de diversos talleres (actualmente diez), de formarla para que pueda ejercer responsablemente sus tareas como madre y en los ámbitos personal, familiar, social y laboral.

¿De qué manera se les ofrece asesoramiento?

Las asesoras de Adevida (que previamente tienen que hacer un cursillo de preparación para ese trabajo) acompañan y aconsejan a cada embarazada en los problemas que presente durante el embarazo y un año después de nacer el bebé. Siempre desde el respeto y el cariño, intentando favorecer la confianza en ellas mismas y procurando estimular su autonomía. Vamos suministrándoles los recursos que tenemos. También las pediatras, psicólogas, juristas, educadoras, pedagogas, etc., que colaboran con nosotras.

¿De dónde proceden los recursos que sirven de apoyo a estas mujeres?

Nuestros recursos proceden de socios, donativos, subvenciones (escasas). Durante 10 años (2003-2013) la asociación mantuvo un Concierto Administrativo con la Comunidad de Madrid. Pero actualmente contamos con pocos recursos. Necesitamos socios, sin importar la cantidad con la que se comprometan.

El principal motor es el trabajo de las voluntarias y de toda la gente que nos proporciona ropa, juguetes, alimentos, enseres infantiles, etc.

Tras 40 años de existencia, ¿cómo diría que ha evolucionado la situación de las mujeres embarazadas?

Siguen presentando grandes carencias y, cuanto más fácil se les ofrece la solución del aborto necesitan gran fortaleza para afrontar las presiones a las que se ven sometidas.

Sin embargo, en cuanto perciben apoyo y cariño se vuelcan en mejorar su situación y son más autónomas para llevar adelante su maternidad.

Respecto a ayudas públicas, vamos a peor. Además, sólo se les presenta muchas veces la solución del aborto como salida a sus problemas. De ahí que haya muchos más abortos que cuando comenzamos y menos madres que acuden, ya que también ha cambiado la percepción social del valor de cada vida humana, a pesar del gran descenso que presenta España del índice de natalidad.

¿Qué ayudas estatales son esenciales para apoyar a estas futuras madres?

Creación de centros de ayuda y acogida. Ayudas personales, de apoyo y atención ante todo. Ayudas económicas según su situación laboral. Políticas que realmente protejan la maternidad y un mejor desenvolvimiento de la vida familiar. Creación de guarderías para facilitar la inserción laboral y medidas que las protejan durante el embarazo.

Y ayuda a las Asociaciones que como Adevida realizan una labor que sin ser oficialmente pública de hecho suple mucho a las Administraciones ya que nos envían madres de Ayuntamientos, Centros de salud, parroquias, Cáritas, etc.

¿Cómo prevé el futuro?

Difícil, mientras existan leyes que permiten sacrificar la vida de los inocentes y la influencia de los grupos abortistas nacionales e internacionales (que obtienen pingües beneficios económicos), a lo que se une la presión por implantar una ley de eutanasia que permitiría sacrificar también a ancianos y enfermos, incluidos niños; es decir, a los más débiles).

Por otro lado, se va abriendo camino a la consideración de la vida como un don que hay que respetar desde la concepción a la muerte natural. Han proliferado los grupos y asociaciones de apoyo la mujer embarazada y se comienzan a cuestionar en algunos países las leyes que permiten el sacrificio de los inocentes (EE.UU., Hungría, Polonia...).

La caída de nacimientos en España y Europa con las consecuencias que ello conlleva, y el aumento de ayudas públicas está colaborando también al aumento del número de hijos en algunos países como Francia.

Es muy necesario que, por parte de los poderes públicos, se organicen campañas destacando los valores de la maternidad y emprendan soluciones reales para su apoyo. Es un camino que exige constancia y esperanza. En eso estamos.

 

 

 

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia