Ines de la Fressange
Ines de la Fressange - ABC

Los 5 hitos en la carrera del «káiser» de la moda

Al frente de la casa Chanel desde 1983, Karl Lagerfeld conjugó con maestría la tradición con la modernidad

MadridActualizado:

Cuando los propietarios de la casa Chanel, los hermanos Wertheimer, llamaron a Karl Lagerfeld en 1983 para que se ocupara de reanimar la marca parisina, al creador alemán le pareció un desafío interesante. El mismo Lagerfeld reconoció recientemente que por aquel entonces ninguno de ellos esperaba el éxito fulgurante que Chanel ha logrado todos estos años, pues entonces se trataba de una marca apolillada, cuya fecha de caducidad había tenido lugar en 1971 con la muerte de Coco.

Siempre insatisfecho incluso con su trabajo, constantemente a la búsqueda de novedades, incapaz de sentarse en una reunión de trabajo ni de aceptar instrucciones de ningún departamento de marketing, los hitos de Lagerfeld en la moda se han producido principalmente en su colaboración con Chanel, ya que su trabajo en Fendi, Chloé e incluso en su propia marca, ha pasado más desapercibido.

1. Una réplica inicial de Coco

Ines de la Fressange
Ines de la Fressange

Como cualquier alumno que observa a su profesor, los inicios de Karl en Chanel fueron algo parecido a un acercamiento a la difunta «Mademoiselle», y aunque Ines de la Fressange, la modelo escogida, era bastante más alta y masculina que Coco, sí que los atuendos y accesorios que Lagerfeld creaba eran los clásicos de la fundadora de la casa de modas. A saber, trajes de tweed de falda a la rodilla, el uso y abuso del blanco y negro, los salones bajos bicolor con puntera que Gabrielle Chanel inmortalizó, los cinturones de cadenas con lazo de grossgrain entrelazado y una gran profusión de bisutería de perlas de tamaño mamut. Se trataba quizás, al igual que hicieron algunos pintores famosos, de comenzar dominando la réplica con realismo para evolucionar en clave impresionista o desembocar en el surrealismo más personal, distorsionando la imagen inicial. Los Wertheimer, que nunca dieron a Lagerfeld instrucciones precisas de cómo crear para la marca, fueron apostando sucesivamente por un caballo ganador que se ha llevado todos los trofeos, algo parecido a lo que hacen cuando dedican sus frondosas arcas a sus caballos de carrera.

2. Las primeras minis en tweed

En los años 90, llegó el turno del atrevimiento, el alejamiento de ese modelo inicial de prudencia y recato con el que Coco Chanel vestía. Y con la alemana Claudia Schiffer, una de las modelos favoritas de Lagerfeld y en cierto modo amiga, fue subiendo el bajo de la falda poco a poco. Pero fue con la británica Naomi Campbell, la diosa de ébano, con la que el alemán se lanzó a desfilar con la mínima expresión de la minifalda, cuando la prenda vagamente cubre la lencería. Karl Lagerfeld dio un toque abiertamente sexy a la marca, retomando la camelia y colocándola sobre las largas extensiones de cabello de la Campbell, ajustando las cadenas a su cintura y convirtiendo el traje sastre en algo atrevido.

3. Desfile como embajada

Chanel ha sido la primera casa de costura en desfilar en lugares como Dubai, donde presentó su colección Crucero 2015. Para él, la moda debe ser la mejor embajadora y durante años ha rotado en destinos inesperados -pero comerciales y bien pensados- cambiando París por capitales de otros continentes. Ahora son muchos los que han escogido esta estrategia, desde Dior hasta Victoria Beckham. También fue Lagerfeld el primero en explorar de nuevo un aumento del número de colecciones, algo factible para un workholic hiperactivo como él. Fue así como recuperó las mencionadas colecciones «crucero», que a principios del siglo XX se habían ideado para facilitar prendas a los acaudalados viajeros de los cruceros, que necesitaban atuendos más ligeros para disfrutar de otras latitudes. Además, Lagerfeld creó las pre-colecciones. Así pues, cada mes y medio aproximadamente se lanzan colecciones, un ritmo que la competencia se ha visto obligada a seguir.

4. Abrió la veda de las zapatillas deportivas

Lagerfeld ha querido actualizar la marca Chanel en cada temporada. Fue en marzo de 2014, cuando en su desfile recreó los pasillos de un supermercado en el que las modelos circulaban ataviadas con pantalones de yoga agujereados bajo sus correspondientes abrigos de tweed y unas -evidentemente chanelizadas- zapatillas deportivas en varios tonos y materiales. Cara Delevigne y Kendall Jenner convirtieron así el atuendo más relajado y cómodo en una alternativa chic, validando el uso de las zapatillas incluso para vestidos y modelos largos de noche. Poco después, Carolina de Mónaco apareció en el Baile de la Rosa con unas zapatillas de Chanel plateadas y vestido largo, transgrediendo incluso la norma protocolaria impuesta por su propia familia en esta gala celebrada en los salones del Sporting Club. Lagerfeld y la Princesa Carolina abrieron la veda de las deportivas como alternativa al tacón de aguja.

AFP
AFP

5. Accesorios espectaculares

¿Cómo renovarse en el mundo del accesorio sin dejar de vender el clásico 2.55? La respuesta de Karl Lagerfeld ha sido clara, creando originales -y a veces poco funcionales- bolsos para cada colección presentada. Así nació el bolso «hula-hoop», en el año 2013, o surgieron los bolsos «container», «bobina», «cámara» y «cohete», en 2017. Genio y figura. La moda será menos divertida sin Lagerfeld.