Meghan Markle
Meghan Markle - Gtres

Las tres polémicas más sonadas de Meghan Markle en sus cien días como duquesa de Sussex

Unirse a la Familia Real inglesa no es una tarea fácil, por lo que la esposa del Príncipe Harry ha tenido que aprender a adaptarse a base de aciertos y errores

MadridActualizado:

Meghan Markle pasó a formar parte de la Familia Real británica en el momento en el que dio el «sí, quiero» al Príncipe Harry. Desde ese instante han pasado cien días en los que ha ejercido como Duquesa de Sussex. Siempre en el punto de mira: por sus acciones, por sus actitudes y por su vestuario. Un tira y afloja entre las normas impuestas por la realeza y su corazón.

Cien días que no han quedado exentos de polémica: la familia de Meghan Markle, sus comentarios sobre el aborto en Irlanda y la blusa que enseñó más de la cuenta. Tres temas que, de un modo u otro, han supuesto un auténtico quebradero de cabeza a la Duquesa de Sussex.

La polémica y oportunista familia Markle

La ausencia de Thomas Markle, padre de Meghan, en la boda de su hija con el Príncipe Harry era solo la punta del iceberg. Desde ese momento, los medios ingleses comenzaron una guerra por ver quién daba las declaraciones más polémicas de un hombre que parece querer arruinar la reputación de la exactriz de «Suits». Sin embargo, un último rayo de luz se vierte sobre el asunto: «Cometí un terrible error y estoy pagándolo desde ese momento», reconoció Thomas Markle acerca de su verborrea.

Thomas Markle
Thomas Markle

Samantha Grant es la hermanastra de la Duquesa de Sussex. Llevan sin hablarse de 2015 y ha querido aprovechar cualquier medio para alcanzar la fama a través de Meghan Markle, el claro ejemplo es la publicación del libro «El diario de la hermana de la princesa trepa». Dicho escrito apunta ser un «best seller» en el que se airearían todos los trapos sucios de Markle. Además, Grant se proponía ser uno de los fichajes estrella del «Gran hermano» británico. Gestos que disgustan mucho a la nueva familia de la esposa de Harry de Inglaterra.

El supuesto apoyo al aborto

Una diputada irlandesa aseguró que Meghan Markle estaba «contenta» con la despenalización del aborto en el país. Este desliz de la Duquesa de Sussex es mucho mayor de lo que a simple vista pueda parecer. Los miembros de la Familia Real británica tienen prohibido hacer públicas sus opiniones políticas, por lo que la actriz debe callarse sus pensamientos y más si estos pueden trascender.

Un hecho nada fácil para una mujer que se ha declarado feminista, animalista y políticamente contraria al presidente estadounidense, Donald Trump. Sin embargo, aunque todo ello debe formar parte de su pasado, en su visita a Dublín conversó con la diputada Catherine Noone, quien aseguró ver a Markle «contenta con el resultado sobre el referéndum del aborto». Posteriormente, al ver la trascendencia mediática de dicha declaración, la diputada se vio obligada a rectificar y aclarar que «la duquesa no quiso opinar al respecto, pero fue encantadora».

Los duques de Sussex en Dublin
Los duques de Sussex en Dublin - GTRES

La blusa que enseñó más de la cuenta

El mismo día de su 37 cumpleaños, Markle acudía a la boda de un íntimo amigo de su esposo. Como siempre, todos los ojos estaban puestos en qué ropa iba a llevar y en cómo se iba a comportar. Sin embargo, la atención se la llevó su lencería: Un sujetador de encaje negro como la estrella protagonista de ese día.

Uno de los botones de su blusa le jugó una mala pasada y dejó ver más de lo que Markle se esperaba. ¿A quién lo le ha pasado? Sin embargo, las mentes imaginativas afirmaban que dicho gesto fue intencionado, quedando a relucir el afán de protagonismo de la Duquesa de Sussex. Sin mayor importancia y entre risas se abotonó la blusa. Detalle alabado por sus más férreos seguidores, pues defienden que una vez más Markle hizo uso de su naturalidad y no dio relevancia al tema.