Las peores navidades de Isabel II

Lleva 15 días sin ser vista en público debido a un fuerte resfriado que le ha obligado a permanecer en palacio durante todas las navidades

MadridActualizado:

La reina Isabel II ha pasado estas fiestas navideñas a la sombre a causa de un grave resfriado. Lleva 15 días sin ser vista en público debido a su enfermedad. A pesar de que la notable ausencia de la reina durante estas fechas tan señaladas ha provocado preocupación y nerviosismo en el pueblo británico, los portavoces reales se han encargado de desmentir cualquier rumor falso sobre el estado de salud de la soberana alegando que su ausencia era una «medida de precaución» y que no había por qué preocuparse.

El pasado 25 de diciembre la reina tuvo que ausentarse en la misa de Navidad en Sandringham por primera vez en 28 años, por recomendación de sus médicos. A pesar de que en principio ni Isabel ni su marido, el duque de Edimburgo, viajarían a Sandringham por encontrarse enfermos, finalmente decidieron acudir en helicóptero privado, en vez del tradicional viaje en tren hasta la casa de campo en Norfolk. Un portavoz del palacio fue el encargado de transmitir a los medios la noticia. «La reina sigue recuperándose de un fuerte resfriado y permanecerá en el interior del palacio para ayudar a una rápida recuperación. Su Majestad participará en las celebraciones de Navidad de la familia real durante el día», informó.

A pesar de su enfermedad, el discurso de Navidad de la reina siguió adelante como estaba previsto. El mensaje anual se grabó previamente en el Palacio de Buckingham en el que la monarca rindió homenaje a la gente común por «hacer cosas extraordinarias».

Tal ha sido la preocupación de los británicos por su reina que el pasado 29 de diciembre, el Palacio de Buckingham se vio obligado a confirmar a través de un comunicado que la reina no había muerto. Un rumor que se extendió por todo el país y que tuvo su origen en una cuenta falsa de la cadena BBC que bromeó con la noticia afirmando que la reina no había conseguido superar el fuerte resfriado contra el que luchaba. «Buckingham Palace anuncia la muerte de la reina Isabel II a la edad de 90 años. Las circunstancias por el momento son desconocidas».

La cuenta fue suspendida inmediatamente después, pero no antes de que la alarma estallase por los cientos de medios que empezaron a especular sobre la muerte de la reina. El portavoz del palacio se vio obligado a desmentir la noticia explicando que la reina continuaba en reposo y recuperándose favorablemente de su resfriado.

El pasado 1 de enero la reina se perdió la tradicional misa de Año Nueva en Sandringham. Un portavoz del Palacio de Buckingham fue el encargado de transmitir la triste noticia a través de un comunicado: «Su Majestad la Reina no asistirá a la adoración del domingo en Sandringham. La Reina todavía no se siente lista para asistir a la iglesia ya que todavía se está recuperando del fuerte resfriado». A pesar de que se perdió el servicio religioso, la princesa Ana aseguró ante los medios que su madre se encontraba bastante mejor.

Según se ha especulado, la reina acudirá este domingo a la iglesia si logra recuperarse con éxito. Sería la primera vez que se presente en público desde el pasado 9 de diciembre.