Karl Lagerfeld y su gata, Choupette
Karl Lagerfeld y su gata, Choupette

Guerra por Choupette, la gata que heredó la fortuna de Karl Lagerfeld

Llevaba desaparecida desde la muerte del káiser, ahora reaparece en Instagram

Patricia Romero Revuelta
MadridActualizado:

Dicen que el mejor amigo del hombre es el perro, pero la opinión del ya desaparecido Karl Lagerfeld distaba mucho de esta afirmación. Ya han pasado varios meses desde la trágica muerte del diseñador alemán y Choupette, su gata, no solo se encuentra gozando de una «renta vitalicia» sino que, además, continúa incrementando su ya ingente fortuna. Esta hembra de raza birmana, ojos azules y pelaje blanco -que cumplió 8 años el pasado 16 de agosto-, llegó a la vida del káiser de la moda para quedarse con tan solo tres meses gracias a que era la mascota de su por entonces amante, el modelo Baptiste Giabiconi. Tal fue la fama que alcanzó la gata durante los años que estuvo arropando al modisto que incluso se le abrió un perfil de Instagram (@Choupettesdiary) a cargo de la consultora de marketing digital Ashley Tschudin y que, en la actualidad ya alcanza los 286.000 seguidores. A pesar de que Lagerfeld nunca diese su consentimiento para la creación de esta cuenta, lo cierto es que la avalaba y le proporcionaba imágenes de su millonaria mascota para que las publicaran.

Como le ocurre a cualquier influencer en la actualidad, las firmas más reputadas se rifaban (y todavía se rifan) a la gata. Ha sido protagonista de varias campañas publicitarias, dos portadas de la revista «Vogue» y de un libro que narra su excéntrica vida junto a su dueño. En líneas generales, Lagerfeld ingresó durante mucho tiempo cantidades desorbitadas de dinero a cambio de vender la imagen de su minino, quien siempre ha llevado una vida más propia de una estrella de Hollywood que de una mascota. Así lo evidenciaban todas las atenciones que la rodeaban (y rodean) y que le convirtieron en una gata cuanto menos consentida: dos niñeras, un guardaespaldas, un cocinero y una de las veterinarias más exclusivas de todo París.

Karl Lagerfeld y su gata, Choupette
Karl Lagerfeld y su gata, Choupette

Según el desaparecido director creativo de Chanel, era «un ser divino», el «centro del universo». Tal es así, que en 2015, él mismo expresó al mundo sus deseos de cederle todo su patrimonio personal, el cual oscilaba entre los 500 y los 1.000 millones de euros repartidos entre salarios netos, propiedades inmobiliarias, fondos y participaciones financieras, y colecciones de arte. «Si no consigo que ella herede mi fortuna, les aseguro que la persona que cuide de ella no vivirá en la miseria», aseguró el diseñador. No obstante, en países como España o Alemania -Lagerfeld era natural de Hamburgo- no es posible dejar tu fortuna en herencia a un animal. En cambio, sí es posible hacerlo a través de una asociación o fundación, lo cual puso en pie de guerra a todos los cuidadores del minino.

Pelea de gatas

Seguir los pasos de este millonario minino siempre fue sencillo hasta el fallecimiento del diseñador alemán, cuando su presencia en redes sociales descendió notablemente. Ashley Tschudin llegó incluso a crear el hashtag #WhereIsChoupette (Dónde está Choupette), alarmada por la escasez de noticias suyas. Pero el enigma sobre el paradero de una de las gatas más afamadas del planeta parece haberse resuelto. Hace unos días, apareció otro perfil a su nombre, que se proclama como su única cuenta oficial y que publica imágenes y vídeos inéditos de su día a día. Quién está detrás de este perfil es un misterio, aunque todo apunta a que se trata de algún miembro del equipo del káiser de la moda, que tiene a la gata bajo su cuidado, que podría ser Françoise, una de sus «niñeras». La aparición de esta nueva cuenta no ha podido ser peor noticia para Tschudin, ya que acababa de darle un nuevo rumbo empresarial al Instagram de Choupette: una boutique online que recibe el mismo nombre que el perfil de la mascota en redes sociales y que venderá todo tipo de productos para gatos y amantes de estos.

Con la convivencia simultánea de ambos perfiles en Instagram parece haberse iniciado una guerra donde el control de la marca personal de Choupette está en juego. Aunque, si sobre las más novedosas andanzas de este millonario animal es de lo que se quiere estar informado, el perfil de Instagram regentado por Françoise se proclamaría vencedor.