Inés Zorreguieta
Inés Zorreguieta - EFE

El desengaño amoroso que Inés Zorreguieta no pudo superar

Se desconocen los motivos por los que la hermana de Máxima de Holanda decidió terminar con su vida a los 33 años, pero nadie olvida sus problemas tras terminar un romance con un compañero de trabajo en el año 2012

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La muerte de Inés Zorreguieta ha sumido a su familia, especialmente a su hermana Máxima de Holanda, en un dolor sin consuelo. La joven fue hallada sin vida en su piso de Buenos Aires y la policía confirma el suicidio como motivo de su fallecimiento a los 33 años. Según publican los medios argentinos fue su madre, Carmen Cerruti, quien encontró el cuerpo sin vida de su hija. La Reina de Holanda canceló toda su agenda oficial para esta semana y puso rumbo a Argentina con su familia al completo para acudir al funeral.

No era un secreto que la joven, quien siempre guardó un perfil bajo, tenía problemas en su vida personal. Inés se enfrentó en su adolescencia a trastornos alimenticios y, ante el acoso de los medios de comunicación, fue siempre protegida por su hermana mayor, quien trató sin éxito de convencer a la joven para que se mudara a Holanda.

Pero hubo unos años en los que Zorreguieta encontró la estabilidad junto a una pareja con la que vivía muy ilusionada. En 2009, la joven fue trasladada a Panamá para ejercer como analista de investigación de las Naciones Unidas. Allí conoció a un compañero de trabajo con quien inició una relación amorosa que terminó en 2012. Entonces, Inés decidió volver a Buenos Aires para intentar superar el desengaño junto a su familia y amigos.

A su vuelta a Argentina, Inés Zorreguieta fue acusada de obtener un puesto de trabajo por enchufe y de no estar preparada para su cargo. La prensa se cebó con la joven, que terminó ingersando en un centro psiquiátrico con problemas de alimentación y depresión. Tras abandonar la clínica, vivía sola en su apartamento porteño, donde esta semana se quitaba la vida sin que su círculo más cercano tuviera indicios de sus intenciones.