Doña Sofía recibe el saludo de una niña
Doña Sofía recibe el saludo de una niña - Maya Balaya
VISITA SOLIDARIA

Bufandas, bolsos, libros y bisutería, las compras de Doña Sofía en el Rastrillo

La Reina emérita visitó el mercadillo solidario, que ayer cerró sus puertas, junto a su hermana, la Princesa Irene de Grecia. Visitó varios puestos, recibió un premio y realizó sus compras navideñas

MadridActualizado:

A pesar de ser la última jornada, el Rastrillo vivió ayer su día grande con la visita de la Reina Doña Sofía, que, siempre fiel a su cita con la solidaridad, volvió a apoyar con su presencia el proyecto de Nuevo Futuro. Minutos después de las 12 de la mañana, la madre del Rey, acompañada por su hermana la Princesa Irene, llegaba al Pabellón de Cristal, donde fue recibida por Pina Sánchez Errázuriz, presidenta de Nuevo Futuro, ya que la Infanta Doña Pilar, su anfitriona habitual, se encuentra de viaje en Lisboa inaugurando el Rastrillo portugués.

Paralelamente al recibimiento formal, el público que en esos momentos se encontraba en las instalaciones le dio la bienvenida entre aplausos y vítores, intentando inmortalizar el momento haciéndole fotos, incluso selfies imposibles. Todos querían acercársele y ella trataba de corresponder a tantas muestras de cariño con su mejor sonrisa.

Doña Sofía con Pina Sánchez Errázuriz y otras organizadoras del rastrillo
Doña Sofía con Pina Sánchez Errázuriz y otras organizadoras del rastrillo- Maya Balanya

Al poco de comenzar la visita, Simoneta Gómez-Acebo, junto a su hijo Pablo, se unió a la comitiva para acompañar a su tía mientras realizaba sus compras. Y es que Doña Sofía aprovechó, como siempre que viene al Rastrillo, para comprar parte de los regalos de Navidad. Entre ellos, varias bufandas, pashminas, un par de ponchos de cuadros, bolsos de fiesta, piezas de bisutería, libros y algún que otro artículo más. En esta ocasión, además, adquirió varias prendas de vestir para ella. Y se dejó asesorar en cuestión de tallas por las voluntarias que le atendían, mientras les preguntaba por cómo habían ido las ventas estos días.

Con total naturalidad, la Princesa Irene se alejó en algún que otro momento de la comitiva para interesarse por otros puestos distintos a los que visitaba su hermana. Lo que motivó que Doña Sofía, muy pendiente de ella, se preocupara en varias ocasiones por saber dónde estaba. Ambas damas coincidieron en el stand de «Los Famosos», donde la madre del Rey adquirió algunos libros y saludó a los autores que se encontraban allí, entre ellos, Javier Urra, Nieves Herrero, Maya Askari, Myriam García Yébenes o Marta Barroso.

Una vez terminadas las compras, Doña Sofía acudió a «La Venta del Toro», donde Maribel Bermúdez de Castro le hizo entrega de la «Menina Ventera» –escultura realizada por Esperanza Colastra– como agradecimiento al apoyo incondicional de Doña Sofía. Y aunque parecía que con este homenaje concluiría su visita, la Reina emérita volvió sobre sus pasos para continuar el camino. Departió durante unos momentos con las colaboradoras del puesto de Filipinas y se detuvo en el stand de la Asociación de Damas Árabes para saludar a la embajadora de Egipto. Antes de dirigirse a la salida, todavía tuvo tiempo de felicitar en el «Rincón del Gourmet» a Sonsoles Diez de Rivera por sus 25 años al frente del establecimiento.

Finalmente, y tras dos horas de recorrido, la Reina Doña Sofía dio por concluida su visita, muy contenta por haber podido colaborar un año más con el proyecto de Nuevo Futuro y deseando que este año pase pronto para poder volver al Rastrillo.