GTRES

Beyoncé revela las complicaciones de su parto: «Mi salud y mis hijos estaba en peligro»

La cantante posa para la edición norteamericana de la revista «Vogue» en un número revolucionario en el que por primera vez participa un fotógrafo negro, Tyler Mitchell, elegido por la cantante

Actualizado:

El mundo de la moda sabía que el número de septiembre de la edición norteamericana de «Vogue» no iba a decepcionar. Editado por Beyoncé, con un fotógrafo elegido por Beyoncé -el primero negro que participa en la historia de la revisa-, con una portada protagonizada por Beyoncé y con una entrevista a Beyoncé. Este martes, la diva ha compartido las primeras imágenes de la portada y, como era de esperar, ha sido de lo más aplaudida.

En su interior, la cantante habla de su carrera musical, de racismo, de su pareja o del nacimiento de sus gemelos, Rumir y Sir, en junio de 2017. «Pesaba 99 kilos el día que di a luz. Estaba hinchada por la preeclampsia y había estado sin moverme de la cama durante más de un mes», explica la artista.

«Mi salud y mis hijos estaban en peligro y por eso me tuvieron que practicar una cesárea de urgencia», añade la protagonista del número, quien asegura que entro en «modo supervivencia» para los siguientes meses.

Una publicación compartida de Beyoncé (@beyonce) el

Unos momentos muy duros en los que contó en todo momento con el apoyo de su marido, el rapero Jay Z. «Estoy orgullosa de haber sido testigo de su fortaleza y evolución como hombre, como mejor amigo y como padre», añadió.

Además, Beyoncé afronta los cambios que ha sufrido su cuerpo tras su doble maternidad y afirma no agobiarse para recuperar su figura anterior. «Mis brazos, mis hombros, mis pechos y mis muslos son más grandes. Tengo tripa y no tengo ninguna prisa en librarme de ella porque creo que es muy real», comenta.

Una publicación compartida de Beyoncé (@beyonce) el

Sobre la decisión de contar con fotógrafo afroamericano de 23 años para realizar las fotografías que acompañan a la entrevista, la artista explica que busca diversificar el mundo de las artes. «Hasta que no haya un mosaico de perspectivas de diferentes etnias detrás de la cámara, seguiremos teniendo una postura y un punto de vista estrecho de lo que es el mundo». «Si los que están en posiciones de poder siguen contratando a que tiene el mismo aspecto que ellos, suena igual que ellos y viene de los mismos vecindarios que ellos, nunca van a entender experiencias diferentes a las suyas», zanja.