Imagen de archivo del robo de un camión en Madrid
Imagen de archivo del robo de un camión en Madrid - ABC

Violento asalto a un camión repleto de móviles

La banda amenazó al vigilante de seguridad y al conductor con mazas y se fugó con el vehículo en Coslada

MADRIDActualizado:

La «campaña» de Navidad ha comenzado hace tiempo. Los amigos de lo ajeno aprovechan esta temporada para robar los productos a los que pueden dar una rápida y fácil salida en el mercado ilegal y obtener de este modo sustanciosas ganancias. Así actuó una nutrida banda de delincuentes, integrada por entre ocho y diez sujetos que, a bordo de tres vehículos, presumiblemente robados, asaltaron una empresa de transporte de mercancías situada en el municipio de Coslada.

Lo tenían todo planeado y contaban con la suficiente información para actuar en el momento justo. Quizá recibieron un soplo de alguien de dentro de la empresa, lo que en el argot se conoce como «santero», esa es una de las líneas de investigación que está siguiendo la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Los hechos ocurrieron el pasado domingo, 25 de octubre sobre las cinco de la tarde, informaron a este periódico fuentes de la investigación. El grupo se dirigió en tres vehículos de alta gama al lugar, situado en la avenida de la Cañada Real, un lugar poco transitado el fin de semana. Lo tenían todo perfectamente planeado.

Entre ocho y diez sujetos

El tráiler estaba custodiado por un vigilante de seguridad y los asaltantes actuaron justo en el momento en que el conductor se disponía a descargar un palé repleto de teléfonos móviles para la compañía Phone House, que cuenta con una cadena de numeros comercios por toda España.

En ese momento, varios delincuentes amenazaron e intimidaron a los trabajadores con mazas. Estos, ante la superioridad numérica y el cariz que estaban tomando los acontecimientos, nada pudieron hacer por evitar el asalto, según informaron a ABC fuentes del caso.

Los empleados, impotentes, observaron cómo alguno de los integrantes de la banda se subían a toda prisa al camión para darse a la fuga con la mercancía, seguido por los otros tres automóviles, entre ellos un Audi Q7 y un BMW X5.

La carrera no duró mucho. Cuando consideraron que estaban lejos del lugar y a salvo, aparcaron e hicieron el trasvase de la carga del camión a los otros tres turismos, para dejar abandonado el vehículo de gran tonelaje. Ya no les servía para nada. Al contrario, con él llamaban la atención de la Policía Nacional o de la Guardia Civil, que transitan esa zona y la autovía A-2 (Barcelona), principal ruta de escape. Además, las víctimas del atraco ya habían dado la correspondiente voz de alerta.

El grupo criminal dejó el camión muy cerca, entre Coslada y San Fernando, en las inmediaciones de la M-45. De los autores por el momento nada se sabe. La Brigada de Policía Judicial investiga lo ocurrido para tratar de localizarles y esclarecer el caso.

Los teléfonos, a buen seguro, ya los habrán revendido al mejor postor y no tendrán ninguno en su poder. El monto de los sustraído debe ser sustancioso: superará los cientos de miles de euros, ya que cada terminal cuesta mil euros.

Las bandas que se dedican a robar camiones de mercancías son más sofisticadas que las de aluniceros, y apenas hay media docena en Madrid, indican fuentes policiales. Actúan a la carta y uno de los delincuentes más conocidos de este tipo es el «Niño Juan».