Don Felipe, entonces Príncipe de Asturias, sostiene la antorcha olímpica
Don Felipe, entonces Príncipe de Asturias, sostiene la antorcha olímpica - IGNACIO GIL

Almeida resucita el sueño olímpico para Madrid de cara a 2032

El alcalde consensuará con el resto de partidos y actores implicados la presentación de la candidatura en 2021

Actualizado:

El nuevo alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida (PP) quiere borrar la palabra fracaso del palmarés de la capital. Tras cuatro intentos fallidos para albergar unos Juegos Olímpicos, la Corporación madrileña, recién constituida, tiene el objetivo de resucitar el sueño frustrado de sus predecesores en Cibeles. «Vamos a iniciar conversaciones para intentar traer los Juegos Olímpicos de 2032, para lo cual la candidatura se tendría que presentar en 2021», afirmó en declaraciones a ABC el regidor madrileño.

Tras el último empeño malogrado para 2020, el sueño se tornó en pesadilla y el entonces Gobierno de Ana Botella anunció que Madrid no volvería a postularse para ser la sede en 2024, año para el que París venció en la pugna. La capital tampoco presentó su candidatura para acoger los Juegos Olímpicos de 2028, que se celebrarán en Los Ángeles.

Pero el espíritu rojiblanco del nuevo regidor de Madrid le ha hecho volver a creer que es posible. Tanto es así que los populares incluyeron en su programa electoral la pretensión de alcanzar un «consenso para iniciar la carrera para que Madrid se pueda convertir en la sede de unos juegos olímpicos» e incluyeron este punto entre los 80 temas del acuerdo de investidura suscrito con Ciudadanos y Vox el pasado sábado.

Ronda de contactos

No estaba entre las pretensiones de Manuela Carmena, pero el impulso deportivo de la ciudad –que entre 2019 y 2020 organizará el Máster de Tenis y la Copa Davis y, previsiblemente, acogerá también el Open de Golf durante cinco años–, llevaron a la entonces regidora en funciones a plantearse a principios de mayo que retomar la idea de volverse a presentar a una candidatura olímpica «podría ser tentador».

«Podríamos ver las posibilidades y oportunidades», reconoció en un desayuno informativo junto a su compañero de filas, Íñigo Errejón. Pero lo cierto es que esta iniciativa no llegó a materializarse en su programa electoral. Algo que sí hizo Martínez-Almeida y que ya planea iniciar una ronda de contactos con todos los agentes y sectores implicados en el proyecto.

«Vamos a empezar conversaciones con el resto de grupos municipales, asociaciones empresariales, sindicatos representativos, el Comité Olímpico Español y federaciones deportivas para ver sus opiniones», explicó a este diario Martínez-Almeida tras su toma de posesión. «Tenemos desde 2019 hasta 2021 para alcanzar un amplio consenso, social, político, que es absolutamente necesario para abordar ese sueño», recalcó el alcalde.

Puesta en escena de la candidatura de Madrid 2016
Puesta en escena de la candidatura de Madrid 2016

El amor platónico de Madrid por los juegos olímpicos comenzó en la década de 1960, cuando España comenzaba a recuperarse económicamente gracias al auge del turismo. Unas fotos de El Retiro y un texto de José María Pemán fueron la carta de presentación de Madrid. Entonces, la capital quedó en segunda posición y Múnich fue quien en 1972 pudo encender la llama olímpica.

Hubo que cambiar de siglo y de milenio para que Alberto Ruiz-Gallardón volviese a postular a la ciudad para la candidatura de 2012. Singapur fue el escenario de la segunda derrota, en la que la capital se quedó con el bronce y Londres se llevó la gloria. Aquella pregunta de Alberto de Mónaco sobre la seguridad de la ciudad tras el 11-M fue para muchos el dardo que pinchó todas las aspiraciones madrileñas.

Cuatro años después, el regidor popular lo volvió a intentar, a pesar de la norma no escrita sobre la alternancia de los continentes. Madrid se jugó la final con Río de Janeiro y la perdió: los brasileños subrayaron en su presentación que ninguna competición de ese nivel se había celebrado en Suramérica. El argumento geográfico le bastó al Comité Olímpico Internacional para tumbar las pretensiones madrileñas por tercera vez.

La crisis económica y la operación Puerto acabaron con las aspiraciones de Madrid en 2020. Pero la situación financiera de la capital es radicalmente distinta a la que tuvo que encarar el gobierno de Ana Botella. Secadas ya las lágrimas de la derrota, el equipo de Martínez-Almeida toma ahora el relevo en la carrera más larga de Madrid.