Jorge Suárez, alcalde de Ferrol
Jorge Suárez, alcalde de Ferrol - EFE

Inestabilidad en el bipartito de FerrolSuárez: «Si la asamblea decide la ruptura del pacto, lo haremos»

El alcalde de Ferrol niega que la dimisión de dos concejales abra una nueva crisis

SantiagoActualizado:

El alcalde de Ferrol, Jorge Suárez, ha decidido prolongar la interinidad de su gobierno y someter su estabilidad a una consulta entre las bases de Ferrol en Común. El regidor señaló ayer que va a «intentar que continúe» el acuerdo con el PSOE, aunque detalló que si la asamblea de su formación decide que el acuerdo debe romperse, los concejales de su formación serán «unos simples mandados». Y en medio de toda la incertidumbre trató de normalizar la salida de los dos ediles dimisionarios. Para Suárez tanto la marcha de su compañera Freire, como la dimisión del socialista Sas «no son producto de la crisis de gobierno», sino que se trata de «decisiones personales». «Es una noticia que no agrada, desde luego, porque se van dos personas que son muy buenos compañeros y grandes trabajadores», reconoció Suárez, y agregó que su valoración es que en FeC y en el PSOE defienden «los programas por encima de las cabezas políticas».

Consulta a las bases

La coordinadora de Ferrol en Común se va a reunir mañana por segunda vez en los últimos días, con la intención, entre otros motivos, de mantener una conversación sobre el seguimiento del pacto, antes de que los militantes del partido decidan la próxima semana en asamblea la continuación del mismo. Jorge Suárez señaló que los seis concejales de FeC siguen tratando de que el Gobierno «se muestre cohesionado», pues esgrimió que «muchas veces impactan más las disputas internas que el trabajo efectivo que se está realizando».

Al respecto de la postura que puedan tener los militantes, reiteró que las decisiones «más importantes» dentro de su formación «deben ser las asamblearias», en el sentido de que son una organización en la que las resoluciones «son colectivas». En la coordinadora de la pasada semana se anunció la creación de un documento para intentar la permanencia del pacto y sobre el mismo dijo que lo están «perfilando», con el fin de que «sea confortable para todas las partes» y que «no haya más fisuras».

Además, figuras relevantes como Yolanda Díaz, de Izquierda Unida, también manifestaron su deseo de que el pacto continuase. Mientras la dirección socialistas gallega, ausente, no se manifestó sobre un pacto en el que la líder local, Beatriz Sestayo, tiene plena autonomía.

La enésima crisis ferrolana también provocó la reacción del vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda. Tras presidir el Consello evidenció que «no se entienden» porque su único punto en común era «que no gobierne el PP» y reprobó que no sean «capaces» de hacer el trabajo para el que «los vecinos les pagan el sueldo». También aprovechó para criticar la «hipocresía política» del alcalde de Vigo, el socialista Abel Caballero. Para ello, recuperó las críticas que el miércoles vertió el regidor sobre los gobiernos de las Mareas, de los que dijo que «nunca» había visto «nada peor», y le recordó que los alcaldes de Santiago y La Coruña lo son gracias al «apoyo» del PSOE. Así, incidió en la «contradicción» de Caballero al «descalificar con palabras gruesas» a las Mareas que su partido «apoya». Rueda concluyó que el objetivo final de los socialistas y de las Mareas es que «el PP no gobierne» y el resultado es la falta de ejecutivos.