El catedrático de la Universidade de Santiago y coautor del estudio Ángel Carracedo
El catedrático de la Universidade de Santiago y coautor del estudio Ángel Carracedo - EFE
CIENCIA

El ADN desvela que un gallego es más africano que un andaluz

Investigadores de Oxford y Santiago elaboran el primer mapa genético ibérico

SantiagoActualizado:

La presencia de los pueblos del Norte de África en España dejó un inmenso legado patrimonial, sobre todo en las comunidades que formaron parte de Al Alandalus. Sin embargo, los genes africanos se conservan con mayor presencia en un territorio en el que la penetración musulmana fue aparentemente más escasa. En Galicia alcanzan el 11%, el mayor porcentaje encontrado en toda España. El hallazgo forma parte de un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Oxford y de Santiago de Compostela, que han elaborado el primer mapa genético de España.

Este equipo internacional analizó muestras de ADN de más de 1.400 personas. Pretendían comprender el impacto de la migración en España en la población actual. Los resultados de la investigación acaban de ser publicados por la revista científica «Nature Communication» en un artículo que firman el catedrático de la USC Ángel Carracedo, y Simon Myers, Peter Donnelly y Clare Bycroft, de la Universidad de Oxford. El estudio desvela, además, que genéticamente un gaditano tiene más similitud con un asturiano que con un almeriense. En la Península Ibérica, las poblaciones emparentadas se distribuyen a lo largo del territorio en franjas verticales de norte a sur y no horizontales de oeste a este. Esta distribución, apuntan los investigadores, está relacionada con los movimientos de población durante la Reconquista. El análisis descubrió más de una veintena de clústers genéticos —grupos homologables— y seis grandes agrupaciones genéticas. Cinco de ellas, la Gallega, Occidental, Central, Valenciano-Aragonesa y Catalano-Balear se corresponden con los reinos cristianos que iban ganando terreno a los andalusíes entre los siglos X y XV. Según explica la USC en un comunicado, la autora principal del estudio, Clare Bycroft, destaca que estos patrones reflejan la historia singular de la Península Ibérica. Teniendo en cuenta el estudio de ADN, apuntan «la agrupación de individuos modernos cuyos límites geográficos coinciden estrechamente con los de distintos reinos, con sus respectivos idiomas, presentes hace más de 500 años». El sexto gran clúster es el vasco, que se localiza principalmente en Euskadi y en zonas de Navarra.

Presencia mora

Pero ¿como llegaron los genes norteafricanos a Galicia? Los investigadores apuntan que esta paradoja (dado que en la comunidad no llegaron a asentarse) podría explicarse por movimientos de población interna posterior a la Reconquista. Muchos musulmanes tras su expulsión de los reinos de España, pudieron haber pasado a Portugal, país con el que los gallegos son genéticamente más afines.

El estudio también revela otra característica propia del pueblo gallego, su minifundismo genético. El fenómeno también se aprecia en el País Vasco, pero es más acuciante en Galicia y sobre, todo, en la provincia de Pontevedra. En esta zona algunos clústers genéticos tienen rangos de separación de menos de 10 kilómetros. Este hallazgo evidenciaría que se ha tratado históricamente de comunidades aisladas sin mucho contacto genético con otras. «Hasta donde conocemos, estos resultados representan las escalas más finas sobre las que estas estructuras han sido observadas en humanos», apuntan los investigadores en el artículo publicado por «Nature Communication».

Estas agrupaciones tan localizadas, predicen la probable existencia de mutaciones raras localizadas geográficamente, incluidas las causantes de enfermedades. En opinión del catedrático Ángel Carracedo «las extensas diferencias genéticas observadas a pequeña escala en Galicia podrían explicar porqué algunas enfermedades con componente genética parecen concentrarse en áreas concretas».

El interés de estudiar el mapa genético de esta región de Europa, radica en opinión de los autores del trabajo en el hecho de que «la Península Ibérica es lingüísticamente diversa, tiene una historia demográfica compleja y es única entre las regiones europeas por tener un período de siglos de dominio musulmán».