La autopista AP-9 a su paso por Santiago de Compostela
La autopista AP-9 a su paso por Santiago de Compostela - MIGUEL MUÑIZ
EMPRESAS

Una decisión judicial deja en suspenso la venta de la AP-9

El fondo estadounidense Corsair pugna con Globalvía para hacerse con el control de Itínere

SantiagoActualizado:

La batalla entre el fondo estadounidense Corsair y Globalvía (participado por otros tres fondos internacionales) para hacerse con el control de Itínere queda en suspenso por decisión judicial. La compañía, que por medio de Audasa gestiona la autopista del Atlántico (AP-9), no cambiará de momento la composición de su accionariado.

En julio, Globalvía realizó una oferta de compra por valor de 723 millones de euros para adquirir el 55,6% de las acciones que hasta ahora están en manos de Abanca, Sacyr y Kutxabank. Pero el fondo Corsair, que con su 37,9% de Itínere es el accionista mayoritario, lanzó su contraoferta solo a Sacyr. Con el 15,51% de sus acciones le bastaría para mantener el control. Corsair le pagaría a la constructora por su participación el mismo precio que el acordado previamente con Globalvía, 203,5 millones. Sin embargo, esta última compañía ha recurrido a la justicia para frenar el intento del fondo estadounidense y el juzgado de Primera Instancia número 82 de Madrid ha ejecutado las medidas cautelares solicitadas. Según Efe, el juez ha prohibido a Sacyr que transmita sus acciones a ninguna compañía que no sea la propia Globalvía.

La conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, aseguró ayer no estar preocupada por la operación de venta, al considerar que un eventual cambio de dueños no afectará a los usuarios.