Oriol Junqueras, desde Soto del Real - ABC

Junqueras allana el camino de una eventual investidura de Sánchez

ERC justificia su «sí» al PSOE por el riesgo de un Gobierno con presencia de Vox

BarcelonaActualizado:

Conscientes de que la única forma de barrar el camino a un Gobierno encabezado por Pablo Casado es permitir que el PSOE siga en La Moncloa, desde ERC ya han empezado a sentar las bases del «sí» independentista a investir a Pedro Sánchez. Según expuso ayer el líder de los republicanos, Oriol Junqueras, en una rueda de prensa desde la cárcel de Soto del Real (Madrid) organizada por la agencia catalana ACN, su partido evitará a toda costa un Gobierno de «extrema derecha» con presencia de Vox.

La presencia de los de Santiago Abascal en el Ejecutivo, así como la posible aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, se han convertido en los grandes espantajos que el soberanismo catalán muestra con insistencia desde el inicio de la campaña con dos finalidades: movilizar a un electorado independentista muy desorientado y justificar un más que probable voto favorable que permita la investidura Pedro Sánchez tras las elecciones generales del 28-A.

«Cualquier demócrata europeo tiene la obligación de intentar evitar que haya gobiernos de extrema derecha en su país», subrayó Junqueras en su primera comparecencia ante la prensa desde que entró en prisión, en noviembre de 2017. El exvicepresidente catalán conectó con los periodistas por videoconferencia desde la prisión de Soto del Real, tal y como hizo el día anterior el candidato de Junts per Catalunya, Jordi Sànchez.

Según Junqueras, ERC no facilitará «ni por acción ni por omisión» un gobierno con presencia de Vox. No obstante, trató de maquillar sus afirmaciones para que no pareciera que Sánchez ya se había ganado el favor de Esquerra cuando todavía queda media campaña. Es por eso que volvió a recordar que para su formación la celebración de un referéndum de secesión legal, vinculante y acordado con el Estado sigue siendo una cuestión central, aunque no una «línea roja», expresión que se esforzó en evitar.

En este sentido, Junqueras resaltó que los republicanos no tienen intención de «regalar» su voto al PSOE sin esperar nada a cambio, es más, advirtió de que serían «exigentes» en sus condiciones y se mostró confiado en lograr cambiar la posición de Pedro Sánchez acerca de un referéndum de secesión en Cataluña. Así, el líder republicano, que aprovechó la conexión desde la cárcel para saludar a sus hijos y al candidato Gabriel Rufián -como se aprecia en la imagen-, aseguró que será capaz de convertir el «nunca, nunca, nunca» de Pedro Sánchez a la autodeterminación en un «siempre, siempre, siempre».

Los pesos ganan peso

Las últimas decisiones de la Junta Electoral permitiendo ruedas de prensa desde las prisiones ha animado a Junts per Catalunya y ERC a recurrir a estas figuras para movilizar a su electorado. Así, según ha podido conocer ABC, los partidos independentistas ultiman modificaciones en sus planes de campaña para hacer que nombres como Jordi Turull o Josep Rull participen desde la cárcel en mítines para animar una campaña bastante plana.