Fachada de las cavas de Freixenet
Fachada de las cavas de Freixenet - EFE

La alemana Henkell se hace con el control de Freixenet

La marca germana de espumosos se hace con más del 50% del accionariado de la emblemática firma de cava catalán

BARCELONAActualizado:

Freixenet pasará a manos alemanas. Tras unas negociaciones que se han prolongado más de lo previsto, el grupo alemán Henkell ha alcanzado un acuerdo para hacerse con el control del 50,75% del capital de Freixenet por una cifra que rondará los 220 millones de euros. La operación, que se da por consumada y debía confirmarse a lo largo de este viernes se comunicará oficialmente en las próximas horas.

Según han confirmado a ABC fuentes de la emblemática empresa de cava catalán, Henkell se hará con el control de la compañía, poniendo punto y final así a un proceso de compra que se ha prolongado durante algo más de dos años. Finalmente, las tres ramas familiares propietarias, los Ferrer, los Bonet y los Hevia, han aceptado la oferta de compra presentada por el grupo alemán.

Según publica hoy La Vanguardia, el presidente de honor del grupo cavista, José Ferrer -primer accionista con el 42% del capital- y José Luis Bonet (7,25%), actual presidente de Freixenet, de la Fira de Barcelona y de la Cámara de España, han decidido por el momento no vender sus acciones. El conjunto de la compañía se habría valorado en unos 440 millones, según el rotativo, aunque fuentes de Freixenet consultadas por ABC apuntan que esta cifra puede variar. El acuerdo de compraventa también contemplaría un acuerdo para la adquisición futura de las acciones de los accionistas que por ahora se resisten a deshacerse de sus acciones.

Henkell -que en España ya controla la marca «Cavas Hill»- presentó su primera oferta de compra en marzo de 2016, cuando valoró el total de la empresa catalana en unos 500 millones de euros. Sin embargo el fallecimiento de las hermanas Carmen y Pilar Ferrer Sala -hijas de los fundadores de la compañía con sede en Sant Sadurní d'Anoia (Barcelona)-, y el contexto político en Cataluña ralentizaron el proceso.