Así quedaría el Ayuntamiento de Barcelona según el CIS
Así quedaría el Ayuntamiento de Barcelona según el CIS

Elecciones municipales BarcelonaAda Colau y Ernest Maragall, codo a codo en la carrera por Barcelona

La encuesta del CIS esboza una alianza ERC y Comunes como única fórmula para gobernar la ciudad fragmentada políticamente

BarcelonaActualizado:

El Ayuntamiento de Barcelona sigue mostrando un panorama profundamente fragmentado en el que hasta siete formaciones conseguirían representación. Según la encuesta del CIS difundida este jueves, la actual alcaldesa Ada Colau revalidaría su victoria en la ciudad pero debería pactar para seguir gobernando. Asimismo, se observa que en la capital catalana ERC también lograría desbancar al PDECat como fuerza hegemónica del independentismo.

La macro encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas publicada en vísperas del inicio de la campaña da la siguiente representación municipal. ERC y En Comú Podem se disputarían el título de formación más votada. Aquí los de Ada Colau obtendrían entre 10 y 11 regidores, algo más de los que tendría ERC (9-11). Atrás quedarían las otras formaciones.

Así, los socialistas, encabezados por Jaume Collboni lograría mejorar sustancialmente sus resultados y escalar hasta los 6-7 concejales (en 2015 obtuvo 4). Con todo, el PSC no lograría recuperar en las municipales los votos cosechados en Barcelona en anteriores mandatos. Detrás de estos quedaría Manuel Valls, cuya candidatura mejoraría levemente la representación que ya tenía Ciudadanos, la formación que le arropa, en la Ciudad Condal. El exprimer ministro galo se quedaría con entre 6 y 7 ediles, uno más que hace cuatro años.

Además, el PDECat -que se presenta con la marca «Junts per Barcelona»- que experimentaría también en Barcelona una notable sangría y pasaría a tener entre 5 y 7 ediles. En la parte más baja de la tabla queda, el PP mantendría su presencia en el Consistorio, a diferencia de lo que apuntaban algunas encuestas, con entre 2 y 3 escaños (ahora tiene 3). También la CUP mantendría su presencia municipal aunque levemente diezmada. Los anticapitalistas se quedarían con dos concejales, uno menos que ahora.

Con este panorama, solo Colau o Maragall podrían formar una mayoría lo suficientemente amplia para gobernar la ciudad. En cualquier caso, ninguno de los dos ha descartado pactar entre sí de modo que su campaña podría acabar centrándose en dirimir quién se impone entre los electores barceloneses para reclamar para sí el derecho al mando municipal, aunque sea por un puñado de votos.