Imagen de la portada de las Obras Comlpletas de García Pavón
Imagen de la portada de las Obras Comlpletas de García Pavón
ARTES&LETRAS CASTILLA-LA MANCHA

El regreso de García Pavón

«El mejor homenaje que podemos hacerle es es leerlo; su obra encierra sabiduría y humor a raudales»

Actualizado:

Yo creo que no debería haber muchas dudas acerca de que Francisco García Pavón sea el mejor de los narradores castellano-manchegos del siglo XX. Nacido en Tomelloso (CR) en 1919, este año se está conmemorando su primer centenario, con una dimensión local y regional que yo entiendo debería alcanzar el ámbito nacional, ya que la serie de novelas protagonizadas por el jefe de la policía municipal Plinio ha sido leída en toda España, reconocida por muchos como un germen de la novela policiaca española y además disfrutada por muchos cientos de miles de espectadores a través de la versión que de ella se hizo en TVE, allá por los años 70.

Una de las manifestaciones de estas celebraciones del centenario (además de la exposición que está preparado para el otoño el Ayuntamiento de su ciudad natal) creo que es esta nueva aparición de las obras casi completas de García Pavón, en cuatro volúmenes, edición que ha corrido a cargo en esta ocasión de la editorial castellano-manchega IV Centenario que dirige con acierto Paco del Valle.

Portada
Portada

Digo «casi» completas porque a los 4 tomos que ahora han aparecido habría que añadir un quinto volumen de Correspondencia que está preparando desde hace tiempo una de las hijas del autor, Sonia García Soubriet (que es también profesora y novelista) y que esperamos pueda ver la luz en breve. García Pavón tuvo relaciones con los escritores más importantes de su tiempo; fue director durante algunos años de la editorial Taurus, y dio clases muchos más en la Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid; colaboró en numerosas publicaciones de toda España y fue miembro activo de alguna de las tertulias más vivas del Café Gijón, también en la capital, por la que pasaron muchos de esos protagonistas; de ahí que su correspondencia sea importante para conocer más de los entresijos de la cultura en la segunda mitad del siglo XX en nuestro país.

Por todo lo anterior hay que saludar la aparición de esta nueva edición de la obra de Pavón (sobre todo la narrativa). Existía ya (si bien agotada) una anterior publicada -también en cuatro tomos- por otro sello asimismo de Tomelloso, Soubriet ediciones, (con apoyos de la Junta y la Diputación de Ciudad Real) que desgraciadamente ha tenido que echar el cierre recientemente.

Nos consta que el responsable de esta última editorial, Jaime Quevedo Soubriet, ha dado todas las facilidades a la nueva empresa, que ha asumido el compromiso de poner en el mercado esta nueva edición, y es un gesto que le honra y debemos agradecer.

En el prólogo a esta nueva edición, la editorial sitúa de este modo la figura de García Pavón, al señalar que su obra «responde a un original realismo costumbrista, que se acerca a lo que más tarde se llamó ‘realismo mágico’, pues su producción no tiene la referencia directamente en la realidad de los hechos y las personas, aunque sí sean su experiencia de vida, personajes y ambientes los que le suministren los motivos de su escritura. Sin embargo, no guarda un rigor fiel a lo objetivo, sino que lo reinterpreta y es esa reinterpretación personal la verdadera fuente de su literatura. Y así crea, con solo un apunte, verdaderas estampas, y bien tejidas intrigas en una ambientación muy definida siempre».

Los cuatro tomos de la obra de García Pavón, que se presentan en un cofre, vienen organizados de la siguiente forma: 1: Narraciones de carácter autobiográfico; 2 y 3 Historias protagonizadas por Plinio; y 4: Temas diversos (que incluyen trabajos sobre teatro, ensayos diversos, etc.).

El mejor homenaje que podemos hacer a García Pavón es leerlo o, si ya lo hicimos, releerlo, pues su obra encierra sabiduría y sentido del humor a raudales.