El Rey, durante su intervención en el acto de imposición de condecoraciones a ciudadanos
El Rey, durante su intervención en el acto de imposición de condecoraciones a ciudadanos - EFE
V ANIVERSARIO DEL REINADO

El Rey, a los condecorados: «Sois vosotros quienes construís España día a día con esfuerzo y sacrificios»

Cariñoso gesto de la Princesa y la Infanta con la condecorada de 107 años

MadridActualizado:

«Gracias por haber hecho en cada momento lo que debíais, lo que os dictaba vuestra conciencia... gracias por vuestro trabajo diario... gracias por vuestro coraje, por vuestra valentía... gracias también por no esperar nada a cambio... Queridos condecorados, todos en definitiva os damos las gracias por haberos convertido en una referencia ética para nuestro país».

Con estas palabras, el Rey ha reconocido en la mañana de este miércoles, quinto aniversario de su proclamación, a 41 ciudadanos ejemplares, a los que ha condecorado con la Orden del Mérito Civil, en una ceremonia celebrada en el Palacio Real y a la que han acudido, además, de la Reina, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía.

«Sois un referente moral que nos ofrece un espejo en el que mirarnos», les dijo el Rey y añadió: «Sois vosotros quienes, junto a millones de españoles, construís España día a día con esfuerzo, con sacrificios. Vuestra actitud, vuestras acciones y obras alentadoras demuestran que somos un gran país, capaz de superar las adversidades, de avanzar y de progresar; un país generoso, lleno de vitalidad y comprometido con los valores democráticos que, por todo ello, no debe temer al futuro».

Entre los condecorados por el Rey hay profesores, voluntarios, una monja misionera, un marinero, un apicultor, médicos, un guardián de osos pardos, un ingeniero de montes que ha dedicado su vida a conservarlos, un inmigrante búlgaro, investigadoras, oncólogos, un visitador social de la ONCE y su perro Mater, una enfermera, un donante de sangre que ha donado 161 veces, un músico, un bibliotecario, un adiestrador de perros, y un funcionario y un herrero que salvaron juntos la vida de cuatro personas en unas inundaciones en Baleares. Así, hasta 41 personas que «hacen el bien sin hacer ruido».

Entre los condecorados, se encontraba Clotilde Venial Gomez, una valenciana de 107 años, fundadora de la asociación de amas de casa; mujer valiente y generosa que contribuye a hacer un mundo mejor. Cuando Clotilde se levantó para recibir la condecoración de manos del Rey, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía, en un cariñoso gesto, la acompañaron de regreso a su silla, colocada en la primera fila, y la dieron unos besos.

Tras elogiar a los condecorados, Don Felipe reafirmó su «compromiso de servicio al conjunto de los españoles» y subrayó «la vocación integradora de la Corona, su independencia y su neutralidad». Además, cinco años después de su proclamación, volvió a recordar que «es preciso que las acciones del Rey se guíen por la ejemplaridad y la dignidad, por la integridad, la capacidad de sacrificio y la entrega sin reservas a España».

Virtudes cívicas

El acto se celebró en el salón de Columnas del Palacio Real, presidido por las banderas de España y las de las Comunidades Autónomas. La ceremonia empezó con la interpretación del himno nacional por un cuarteto de cuerda integrado por jóvenes alumnas de la «Escuela Superior de Música Reina Sofía»: Alma Olite (violín), Sara Valencia (violín), Noemí Fúnez (viola) y Eva Arderius (violonchelo). A continuación, los presentadores Elena Ochoa y Pablo Motos leyeron las semblanzas de los condecorados, y el Rey, acompañado por la Reina y sus hijas, impuso las distinciones, antes de dirigir unas palabras.

Una vez finalizada la ceremonia, todos los condecorados se hicieron una foto con la Familia Real, a la que se sumaron un grupo de estudiantes del Colegio Infanta Leonor que tienen la misma edad que la Infanta Sofía.

La Orden del Mérito Civil fue instituida por el Rey Don Alfonso XIII, por Real Decreto de 25 de junio de 1926, para premiar «las virtudes cívicas de los funcionarios al servicio del Estado, así como los servicios extraordinarios de los ciudadanos españoles y extranjeros en el bien de la Nación».

En el preámbulo de la orden se señala que «tiene por objeto premiar los méritos de carácter civil, adquiridos por el personal dependiente de alguna de las Administraciones públicas» o «por personas ajenas a la Administración, que presten o hayan prestado servicios relevantes al Estado, con trabajos extraordinarios, provechosas iniciativas, o con constancia ejemplar en el cumplimiento de sus deberes».

Esta condecoración también puede ser concedida a personas de nacionalidad extranjera, siempre que hayan prestado servicios distinguidos a España o que redunden en beneficio de la nación. El Rey es el Gran Maestre de la Orden del Mérito Civil. Todas las condecoraciones de esta orden están conferidas en su nombre y los títulos correspondientes van autorizados con la estampilla de su firma.