Touriño redecora el despacho oficial y sus dependencias

ANA MARTÍNEZ | SANTIAGO
Actualizado:

La carrera del dispendio iniciada por el presidente gallego, administrador de un bipartito que desafió uno de los grandes males de este mundo, la caída libre de la economía, y elevó en dos millones (de 18,3 a 20,2) el gasto en altos cargos y personal de gabinete, no es óbice para seguir sumando. El principal grupo de la oposición en Galicia, el PP, acusa ahora al socialista Emilio Pérez Touriño de desembolsar, en esta ocasión, más de dos millones de euros para la reestructuración y ornamentación del Área de Presidencia.

Una sección que con su gobierno coaligado con el BNG engordó en 121,96 metros cuadrados construidos y 143,14 útiles, hasta sumar un total de 567,14 y 538,82 m2, respectivamente. El 17 de noviembre de 2005, año de las últimas elecciones autonómicas, el consejero de Presidencia, Administraciones Públicas y Justicia, José Luis Méndez Romeu, declaró en un ejercicio de hermetismo «sometidas a especiales medidas de seguridad» todas las actuaciones derivadas del proyecto de remodelación, dotación y mejora de estas dependencias, distribuidas en tres plantas.

Sillones de piel y mesa holgada

En San Caetano, sede de la Presidencia de la Xunta, antes de entrar al «cuartel» de Touriño hay, en la primera planta, un pasillo largo, a la derecha una minicocina y a la izquierda una sala con sofás; más adelante, los despachos de las secretarias y, al fondo, el búnker del presidente con, al menos, una gran mesa, valiosos cuadros, sillones blancos de piel, credencia, librerías, dos sillas giratorias, dos sofás, butacas, mesa de centro y auxiliares a juego, dos alfombras, lámpara de sobremesa y una papelera. En el segundo y tercer piso, la fastuosa oficina del secretario general de Presidencia, Gumersindo Guinarte, y más gabinete.

En la resolución, se remarca expresamente la necesidad de llevar a cabo las acciones oportunas para limitar la difusión y acceso tanto a los planos como a la documentación administrativa. En aras de cumplir estas premisas, se negoció el contrato con una única empresa, que disponía de catálogos y materiales adecuados a las necesidades y plazos. Así, se preparó toda la documentación para realizar la gestión mediante el método del procedimiento negociado sin publicidad.

En el caso del elevador que se habilitó para poder cumplir con la normativa de eliminación de barreras arquitectónicas, y con el ánimo de aprovechar al máximo posible el material del ascensor existente, iba a recurrirse en un inicio a la fórmula «sin mesa», pero al final, por motivos de «máxima urgencia», según supo ABC, el suministro se llevó a convalidación del Consejo de Gobierno del 29 de diciembre de 2005.

En la información que obra en poder de este periódico, consta que «en el caso de las obras e instalaciones afectadas por motivos de seguridad, la contratación se realizó a través de convalidación del gasto, en los trabajos de albañilería, carpintería e instalaciones eléctricas, voz/datos» y añade que «en el ámbito concreto de las instalaciones eléctricas, voz/datos, se contó con la empresa encargada del mantenimiento de la Xunta de Galicia».

Como dijo el comisario

El documento, que firma el director general de Relaciones Parlamentarias, Manuel Guillermo Varela Flores, y es una contestación a una pregunta formulada por el diputado popular Manuel Ruiz Rivas, revela que «en todos los casos las empresas adjudicatarias han contado con las medidas de seguridad requeridas por el comisario jefe de la Unidad de la Policía Autonómica» y que los pagos correspondientes «fueron efectuados a través de un procedimiento de convalidación aprobado por el mencionado Consejo de Gobierno del 29 de diciembre de 2005». Touriño tomó posesión el 2 de agosto.

Los interrogantes y el secretismo que rodea a estos «arreglos» ofenden a los populares, encabezados por Alberto Núñez Feijóo. Para el secretario general de este grupo, Alfonso Rueda, fue un lunes duro.

Ayer, lamentó el oscurantismo que acompaña a la reforma. «Se niegan a precisar los costes alegando motivos de seguridad, su excusa favorita, por tratarse del despacho del presidente; y nosotros no queremos los planos, sino saber hasta dónde llegó el derroche», manifestó. Y avanzó que su formación política solicitará a los interventores que detallen los abonos.

«La necesidad llevó a Touriño a crear un agujero en los bolsillos de los gallegos, en una operación sin procedimiento previo; lo que sólo puede significar que, o bien el gasto fue muy superior, o que se hizo sin el informe de la Intervención General, o las dos cosas», comentó el número dos del PP.

Rueda recriminó al mandatario autonómico que «lo que fue suficiente para Fraga, no estuviese a su altura y, por tanto, gastase en su comodidad personal y en un despacho que apenas usa, al pasar la mayor parte del tiempo en el de su residencia oficial de Monte Pío, 330 millones, contado en pesetas».

Muebles de medio millón

El dirigente popular apuntó que «a Touriño le gusta vivir bien, y que quienes lo visitan lo vean, por eso tiene muebles de más de 500.000 euros, 74 asesores a su servicio (50% más que en la etapa del PP), sube en 20 puntos porcentuales los gastos de protocolo, y viaja en un A-8 de 480.000 euros, coste que tampoco dan por seguridad», dijo.

Touriño contó a RNE que la compra del llamado «cocheciño fantástico» la dispuso el «parque móvil», y contradijo a su consejero de Presidencia al bajar a dos, y no cuatro (tres A-8 y un A-6) su «flota de extremo lujo y gran oropel a la que se refiere el PP». La secretaria de Organización del PSOE gallego, Mar Barcón, criticó la «inagotable demagogia» del PP y lo acusó de creerse el único con «derecho a coche y despacho».