Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, líderes de PSOE y Podemos - IGNACIO GIL | Vídeo: ATLAS

Sánchez da un ultimátum: niega dar a Podemos poderes de Trabajo, Hacienda, Igualdad y Transición ecológica

La formación morada, molesta por la propuesta de Calvo: «No está habiendo apenas avances»

Últimas noticias sobre la investidura de Pedro Sánchez, en directo

MadridActualizado:

No quedan ya ni 24 horas antes de que comience la segunda votación de investidura de Pedro Sánchez. Sin embargo, las divergencias de fondo entre el Gobierno y Podemos se mantienen después de la reunión que han mantenido esta mañana la vicepresidenta del Ejecutivo, Carmen Calvo, y el secretario de acción de gobierno, Pablo Echenique.

Avanzada la tarde, Sánchez llamó a Pablo Iglesias para decirle que no les cederán competencias ni en Trabajo, ni en Igualdad, ni en Hacienda ni en Transición Ecológica. «Es mi última palabra», ha dicho el presidente del Gobierno en funciones. Le toca a Podemos ahora mover ficha y responder. El partido morado está valorando la última oferta que los socialistas les han puesto sobre la mesa.

La número dos del Gobierno ha acudido a la cita, según fuentes de La Moncloa, con una oferta que mejora la proposición que ella misma trasladó a Echenique el pasado domingo. Creen que el Ejecutivo mueve así su postura después del bronco debate que mantuvieron el lunes por la tarde Sánchez y el líder morado, Pablo Iglesias. Y que al hacerlo da respuesta al voto de abstención por el que optó Podemos en el último minuto y al resultado de la primera votación.

Cree, por tanto, que Podemos debe ahora hacer lo mismo y suavizar las exigencias con las que llegó el lunes al debate de investidura. Una circunstancia que, según el Gobierno, no se ha producido esta mañana por lo que la negociación se ha levantado a la espera de que Podemos dé una respuesta a la última oferta socialista. «¿La acepta o no? eso es lo que debe trasladar», explican fuentes socialistas.

El Ejecutivo ha logrado así devolver la pelota al campo de Podemos, que no ha salido precisamente conforme de la reunión. piden «prudencia» y no se muestran muy optimistas. «No está habiendo apenas avances en las propuestas que hace el PSOE», explican fuentes conocedoras de la negociación. Consideran que la nueva oferta que ha expuesto Calvo a Echenique es «insuficiente» pero no consideran que ésta sea su respuesta definitiva. Se impone la reflexión antes de dar una contestación al Gobierno.

El malestar es evidente ya que fuentes de la formación morada replican que sus cesiones ya se produjeron antes y vuelven a recordar la renuncia de su secretario general, Pablo Iglesias, a participar en el Consejo de Ministros. «A ningún líder se le ha vetado en una negociación», cargan. Alegan también su compromiso a aceptar por escrito la posición política del PSOE ante la crisis catalana, y su renuncia a ocupar ministerios «de Estado».

«Unidas Podemos no quiere entrar en el Gobierno a cualquier precio, queremos competencias para desarrollar políticas sociales en Igualdad, Trabajo, Hacienda y Transición Ecológica», lamentan desde el equipo negociador morado, que aspiran a poder entrar en el Gobierno para «subir el SMI, aprobar un impuesto a la banca, bajar la factura de la luz o extender la educación 0-3 y los permisos de maternidad y paternidad iguales e intransferibles».

Moncloa informaba del inicio de la reunión poco antes de las doce de la mañana y de su final entorno a las dos de la tarde. La cita se ha celebrado en un «lugar discreto» que no ha trascendido.

ABC viene informando de las fuertes dificultades existentes para que ambas partes llegaran a un acuerdo antes de la primera votación de investidura. Dificultades que, según ambas partes, se mantienen hoy y que se concretan en las aspiraciones de Podemos de entrar en el Consejo de Ministros con peso específico, en proporción a sus votos, y con capacidad para implementar sus propias políticas. Unas exigencias que el PSOE considera inasumibles, más allá de la renuncia de Iglesias a convertirse en ministro.

No obstante, aún disponen de tiempo para seguir negociando hasta que la segunda votación comience mañana a partir de las 14:25 horas. La presión aumenta según pasan las horas ya que si Sánchez no resulta investido se abre un escenario incierto para ambas partes. El reloj se pondrá en marcha y si en dos meses no hay investidura, el Rey procederá a disolver Las Cortes y convocar elecciones con el refrendo de la presidenta del Congreso Meritxell Batet. La nueva repetición electoral tendría lugar el domingo 10 de noviembre.

Crece el nerviosismo

El nerviosismo de hecho, es palpable. Unidas Podemos convocó a media mañana unas declaraciones ante la prensa por parte de la portavoz comunista Yolanda Díaz (Galicia En Común), que finalmente se cancelaron por «prudencia» y «para no interferir».

Tras perder ayer la primera votación de la investidura, Pedro Sánchez se encerró en la zona de Gobierno junto a su núcleo duro –Carmen Calvo, José Luis Ábalos, María Jesús Montero, Adriana Lastra y miembros del gabinete de Presidencia– para «comentar la jornada» y estudiar qué respuesta ofrecer ante la abstención de Podemos.

En esa reunión, Sánchez decidió reabrir las conversaciones con Podemos –paralizadas desde que el lunes arrancó el debate– y trasladar una nueva oferta. Pero no en primera persona, lo que demuestra el deterioro de su relación con Pablo Iglesias.

No obstante, el PSOE, no tenía ayer grandes esperanzas de alcanzar un pacto con Podemos. Aunque en La Moncloa situaron la abstención de la formación morada como «un gesto en la buena dirección», fuentes de la dirección socialista subrayaron que solo «si hay racionalidad habrá solución».

Tampoco aparecía el entusiasmo en la formación morada. Fuentes del grupo morado denunciaron ayer que en lo que llevaban de negociación el PSOE solo les ha propuesto representar el 4 por ciento de las estructuras ministeriales y además sin competencias.

La incertidumbre que se abrirá si Sánchez no resulta investido es lo que puede acabar llevando a que una o las dos partes cedan y acaben alcanzando un acuerdo.