Pedro Sánchez, durante la presentación de sus propuestas a Unidas Podemos - Reuters/ Vídeo: EuropaPress

Sánchez ofrece a Iglesias un mecanismo de control del acuerdo y altos cargos en instituciones públicas

El presidente rechaza la coalición: «No compartimos tanto como para gobernar juntos»

Estas son las 370 medidas de Pedro Sánchez del «programa común progresista»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Pedro Sánchez ha rechazado explícitamente la coalición con Unidas Podemos porque «no compartimos tanto como para gobernar juntos», pero en paralelo ha ofrecido mecanismos de control y seguimiento del acuerdo y otorgar a Podemos puestos en instituciones públicas relevantes.

El detalle de esto último no ha sido concretado por Sánchez. Ese planteamiento será trasladado por los equipos del PSOE a Podemos en la reunión que quieren mantener esta semana.

Sánchez ha pedido «construir confianza» y que la «inviable» fórmula de la coalición no debe suponer que PSOE y Unidas Podemos se conviertan en adversarios. El presidente en funciones ha pedido a Iglesias seguir siendo aliados leales.

Esas fórmulas de control del acuerdo tendría su eje central en una oficina de cumplimiento del acuerdo dependiente de Hacienda y comisiones de seguimiento del pacto en el Congreso de los Diputados y en el Senado.

«Grandes divergencias»

Antes Sánchez había desplegado su relato cuestionando la insistencia de Pablo Iglesias en la coalición. El presidente en funciones aludió a las «grandes divergencias en importantes cuestiones de Estado» para rechazar el pacto. Y se refirió a la «crisis territorial que podemos tener en los próximos meses».

Además, el líder del PSOE ha dicho que durante las negociaciones julio «empezó a confirmarse nuestro mayor temor», y es que Podemos pretendía «dos Gobiernos en uno». Y ha criticado que «la propuesta de Podemos se basa en recelo y desconfianza».

Sánchez ha admitido que entramos en «un momento crítico para nuestro país» por el «enfriamiento de la economía, el Brexit y el pulso secesionista». Un momento que «requiere un Gobierno fuerte». Sánchez se ha mostrado contundente respecto a que no cederá más para lograr su investidura: «No estoy dispuesto a presidir un Gobierno si en su acción y desempeño no es útil a nivel general».