El SUP, durante una rueda de prensa, en una imagen de archivo
El SUP, durante una rueda de prensa, en una imagen de archivo - Miguel Muñiz

El SUP reclama una vez más a Interior que permita el uso de las pistolas taser

El sindicato asegura que ello contribuiría a tener «una policía más segura y unos ciudadanos más protegidos»

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Sindicato Unificado de Policía ha reivindicado esta mañana la necesidad de que los agentes de la Policía Nacional cuenten con pistolas «taser» para poder neutralizar a los delincuentes sin hacerles daño.

Se trata de un dispositivo que según el sindicato cuenta con ventajas como el «respeto a la integridad de la persona, la autoconfianza para los usuarios o el carácter disuasorio que provoca».

Los agentes han recalcado la inseguridad que sufren a la hora de utilizar el arma de fuego poniendo como ejemplo el suceso que tuvo lugar en julio en el barrio de Carabanchel, donde un agente, tras dudar si emplear el arma de fuego, disparó a una zona no vital a un joven armado con un cuchillo que había intentado apuñalar a varios policías.

La reclamación ha sido expuesta por los secretarios nacionales de Acción Sindical y de Riesgos Laborales del SUP, Francisco Javier Herrero y Carlos Prieto, respectivamente , así como por el vocal de este sindicato en el Consejo de la Policía, Roberto González.

Otros cuerpos de policía en España como los Mossos d´Esquadra o la policía autonómica vasca ya cuenta con estas pistolas eléctricas para neutralizar a los delincuentes, mientras que en Europa Italia está tramitando su uso y la policía metropolitana de Londres puede utilizarla desde 2004.

El sindicato reclama así al Ministerio del Interior una respuesta a las demandas que llevan poniendo encima de la mesa en los últimos tiempos. «Es hora de que actúen (…) Hacemos un llamamiento a la DGP y a Interior para que agilicen la compra y distribución de pistolas eléctricas. Con este elemento de protección adicional ganan los policías nacionales y la sociedad», aseveran.

Entre los argumentos expuestos a favor los agentes han destacado la relevancia del factor psicológico. «La sensación de peligro que tiene un policía a la hora de actuar está directamente relacionada con los medios que tiene para defenderse (…) En un posible juicio, el jurado, a la hora de intervenir por lo que haya podido ocurrir en una situación compleja, va a tener en cuenta el uso del arma de fuego pero no lo rápido que se debe actuar».

Asimismo, han aclarado que lo que hacen estas pistolas es inmovilizar al sujeto durante un tiempo máximo de cinco segundos, no electrocutarles.

A la rueda de prensa también han acudido las empresas Axon, vendedora en España de la marca TASER, y Galicom, que se encarga de comercializar estas pistolas eléctricas. Javier Ramirez, representante de Axon en España, Portugal e Israel ha reivindicado el uso del taser y la ha definido como «una herramienta que protege la vida». «El taser no es en absoluto peligroso porque estamos aplicando una corriente a nivel de electricidad ínfimo». También ha asegurado que «no existe un arma con más estudios médicos que el taser», aunque al mismo tiempo ha recordado que en este campo «no se trabaja con riesgo cero, sino que se trata de situaciones muy complejas».

Además, durante la presentación en la que el sindicato ha exigido a Interior dotar de más recursos a los policías nacionales, se ha realizado una demostración real del uso y efectos de un disparo sobre una persona con el que la policía ha intentado desmontar los bulos que creen que «existen sobre esta cuestión».