Agentes en prácticas en su primer día
Agentes en prácticas en su primer día - EFE
GALICIA

Más de 3.000 policías en prácticas no tendrán chalecos antibalas

Denuncian un error en la licitación de los chalecos, que deja sin esta herramienta de protección a todos los agentes en prácticas del país, incluidos los 154 que esta semana llegan a Galicia

SantiagoActualizado:

Los agentes en prácticas que llegan a paliar el déficit de efectivos en las comisarías gallegas —falta un 20 por ciento de la plantilla— ya están en la Comunidad. Se trata de 120 hombres y 34 mujeres que se van a incorporar a las distintas comisarías de la Policía Nacional a lo largo y ancho de todo el territorio gallego. Concretamente, son 31 en prácticas los que prestarán servicio en La Coruña, 12 en Ferrol, 20 en Santiago de Compostela, 5 en Ribeira, 10 en Lugo, 10 en Ourense, 25 en Pontevedra, 30 en Vigo, 6 en Vilagarcía de Arousa y 5 en Marín.

La bienvenida a muchos de ellos se la dio este jueves el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, en los coruñeses jardines de Méndez Núñez. Un recibimiento cargado de nervios y expectación por parte de los recién llegados y no exento de polémica por la falta de chalecos antibalas personalizados para los efectivos que se estrenan, y que no contarán con esta medida de seguridad por un error de licitación achacable al Cuerpo Nacional de Policía que afecta a agentes en prácticas de todo el país. Según denuncia el sindicato SUP, mayoritario en Galicia, es «preocupante» que estos compañeros no dispongan de chaleco antibalasindividualizado debido, al parecer, «a un problema administrativo de licitación, lo que ha supuesto que esta promoción de 3.200 policías salgan de prácticas sin este imprescindible elemento de seguridad». Al hilo de este contratiempo fuentes sindicales indican que «nos consta que por parte de la Dirección General se han dado instrucciones a las plantillas para que se les dote a estos compañeros de chalecos colectivos y así evitar que vayan desprotegidos». Una solución que para los agentes no es adecuada, dado que estos chalecos «son válidos para intervenciones puntuales» pero siguen «siendo inoperativos para realizar un servicio dinámico de patrulla».

Se los costean ellos

El riesgo es tal que algunos efectivos —caso de la joven que medió en un altercado en Carabanchel en su primer día de prácticas— optaron por asumir el gasto de 600 euros de cada chaleco individualizado por sexo y talla y hacerse con uno de ellos. «Afortunadamente lo llevaba puesto en el momento del ataque y el cuchillo con el que la atacaron solo lo rozó un poco. No se sabe qué hubiera pasado si no hubiera sido así», indica a ABC el portavoz del SUP en Galicia, Roberto González. En otros casos, son los agentes más veteranos los dispuestos a ceder sus chalecos a las nuevas incorporaciones para evitar situaciones de peligro.

La promesa de la Dirección General de Policía es que los ansiados chalecos llegarán a las comisarías de todo el país antes de que se acabe el año. Por el momento, los efectivos en prácticas encaran su primera semana como policías cubriendo el déficit en las unidades de seguridad ciudadana, unas de las más necesitadas de personal, donde deben pasar un 70 por ciento del tiempo de los once meses que dura su formación. Un 20 por ciento lo dedicarán a la oficina de denuncias y el resto a rotar por otros puestos.