Razones de imagen y políticas movieron a Pedro Sánchez a ofrecer un puerto al Open Arms

La decisión del líder socialista ha pillado por sorpresa a la mayoría de medios italianos

RomaActualizado:

En Italia ha causado sorpresa en todos los medios la decisión del presidente en funciones del gobierno español, Pedro Sánchez, de ofrecer un puerto al Open Arms, cuando el barco llevaba 17 días con las personas rescatas en el Mediterráneo. ¿Por qué ahora?, se han preguntado los medios italianos. Se apuntan razones de imagen y políticas para adoptar una medida que en Italia no se la imaginaba nadie a estas alturas, porque todo hacía indicar, como resaltaban también los medios italianos, durante el fin de semana, que la solución del caso podía ser cuestión de horas.

Desde luego, la decisión de Pedro Sánchez no se la esperaba el ministro del Interior, Matteo Salvini, que lleva diciendo desde la primera hora que el «Open Arms es un barco español y debe dirigirse a España». Ni tampoco se la imaginaba la justicia italiana, que estaba a las puertas de haber tomado una decisión definitiva, con el secuestro de la nave y el desembarco inmediato de los migrantes, como había ocurrido, por ejemplo, con la nave Sea Watch que fue secuestrada y las 49 personas a bordo desembarcadas el 19 de mayo. Para algunos medios, como «La Repubblica», la decisión de Sánchez «tiene un claro sabor político para poner contra la pared a Matteo Salvini» por su política de puertos cerrados, «mandando una señal a Italia y a la UE para reiterar que acoge más personas que Italia».

Otros medios, como «Il Mesaggaero», destacan que «la decisión de Sánchez ha creado polémicas: algunos la leen como una medida de imagen. El gobierno de Madrid ofreció inicialmente el puerto más lejano del Mediterráneo, Algeciras, sabiendo que el desembarco se habría producido en Italia», escribe hoy el diario romano.

En cuanto a la sorpresa de la justicia italiana, su malestar se ha visto reflejado en esta frase recogida en todos los medios: «Fuentes de la fiscalía de Agrigento hacen saber que "la oferta de un puerto seguro por parte de las autoridades españolas supone un revés a la actividad de investigación en curso"».