Un migrante reza a primera hora de esta mañana a bordo del Open Arms - Efe / Vídeo: El Open Arms recibe la orden de dirigirse a Algeciras

El ofrecimiento de Sánchez condiciona la decisión de la Justicia italiana sobre el Open Arms

Italia ofrece la posibilidad de que el barco español sea acompañado por naves de la Guardia costera italiana

Actualizado:

La situación del Open Arms se hace cada vez más confusa. La oferta del presidente en funciones, Pedro Sánchez, ofreciendo un puerto al barco español ha paralizado la acción de la justicia italiana, que podía haber secuestrado la nave para que de inmediato se produjera el desembarco de los migrantes. «La decisión de Pedro Sánchez en un revés a la investigación de la justicia, que el domingo por la mañana parecía proyectar una intervención que durante la jornada habría podido desbloquear la parálisis», afirma Il Messaggero. Después de las inspecciones médicas, los magistrados estaban valorando si eran sostenibles las condiciones higiénico-sanitarias. Teniendo en cuenta que la fiscalía de Agrigento indagaba por los presuntos delitos de favorecer la inmigración clandestina, secuestro de personas, violencia privada y abuso de poder, «el paso sucesivo habría sido el secuestro de la embarcación, una decisión que habría llevado al desembarco inmediato de los 107 migrantes». De hecho, en la fiscalía de Agrigento estaba convocada una reunión de urgencia el domingo de todos los magistrados para adoptar una decisión.

La oferta de Pedro Sánchez ha creado una cierta polémica en Italia. Algunos medios señalan que habría sido una medida de imagen. Mientras tanto, el ministro del interior, Matteo Salvini, ha reiterado esta mañana que no permitirá el desembarco en Lampedusa: «¿Por qué Open Arms no va en España? En 18 días iban y volvían de Ibiza y Formentera 3 veces, esta es para ellos una batalla política».

En medio de la disputa, a través de la red social Twitter, Open Arms ha anunciado que se ha autorizado la evacuación de ocho personas necesitadas de asistencia urgente, así como un acompañante.

El ministro italiano de Transportes, Danilo Toninelli, ha ofrecido al capitán del Open Arms, Marc Reig, toda la disponibilidad para facilitar la navegación hasta las Baleares. El barco español podría ser acompañado por naves de la Guardia costera italiana. Así se hizo en junio del pasado año cuando la nave Aquarius llegó a Valencia con 630 personas, escoltada por dos embarcaciones de la Marina italiana.

Diversos medios, como La Repubblica, destacan que Open Arms estaría dispuesta a aceptar dirigirse a Mahón si los 107 migrantes fueran transbordados a «otra nave para llegar al puerto español en breve tiempo». De todas formas, para Open Arms es «incomprensible» tener que ir a Mahón, cuando están a un paso de Lampedusa, según Ricardo Gatti, jefe de misión de Open Arms en Italia: «Después de 18 días de parálisis, Italia y España parece finalmente que han encontrado un acuerdo, decisión que nos parece incomprensible. Con nuestra embarcación a 800 metros de la costa de Lampedusa, los Estados europeos están pidiendo a una pequeña ONG como la nuestra afrontar 590 millas y tres días de navegación en condiciones meteorológicas adversas, con 107 personas exhaustas y 19 voluntarios muy fatigados que desde hace más de 24 días tratan de garantizar aquellos derechos que Europa niega. Si realmente se ha encontrado un acuerdo, es indispensable que Italia y España asuman la responsabilidad de garantizar, poniendo a disposición todos los medios necesarios, que estas personas finalmente lleguen a un puerto seguro», afirma Ricardo Gatti, el jefe de misión en Italia de Open Arms.

Un posible traslado en avión

La ONG ha planteado la posibilidad de que estas personas sean transferidas a Catania (Sicilia) y de ahí trasladadas en avión a España, que ha ofrecido recibirlas.

«Para dar dignidad a los rescatados, podrían transferirlos a Catania y desde allí en avión llevarlos a Madrid. Alquilar un Boeing para 200 personas tiene un coste de 240 euros por pasajero», ha dicho a los periodistas congregados en el muelle de Lampedusa Riccardo Gatti, según informa Efe.

«La solución para el 'Acquarius', el año pasado, para un barco de la Guardia Costera, costó 250.000 euros, mientras que el gasto para el otro barco ni siquiera se ha conocido», ha apostillado.

También ha señalado que Italia y España, en caso de que haya un acuerdo para el traslado de los migrantes a un puerto balear, deberían «proporcionar transbordadores, y no barcos militares, para hacer que estas personas viajen, agotadas, en condiciones humanas».