Jaime García

El PNV prepara ya el terreno para no vetar los Presupuestos

Aitor Esteban trasladó al PDECat su «vocación» de apoyar las cuentas

MadridActualizado:

A tan solo cuatro días de que termine el plazo -el viernes- para la presentación de enmiendas de totalidad contra los Presupuestos Generales del Estado, el PNV sigue guardando silencio en público sobre cuál será su jugada. La Ejecutiva del partido nacionalista vasco estudió este lunes esa posibilidad pero se acordó dejar la decisión al jueves, prolongando la incertidumbre. Pero en privado, según podido saber ABC, ha empezado a abonar el terreno para salvar las nuevas cuentas con dos frentes de actuación.

Por un lado, busca la comprensión de los partidos catalanes con representación en el Congreso, PDECAT y ERC, para cerrar algo parecido a un pacto de no agresión. El grupo vasco es consciente de que no podrá evitar la imagen de haber salvado los Presupuestos si finalmente vota con el Gobierno del PP contra los vetos de los otros grupos, pero no quiere que ello se acreciente con ataques desde el ámbito soberanista. De hecho, el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, ha trasladado ya a su homólogo con el PDECAT, Carles Campuzano, que su grupo tiene «vocación» de apoyar las nuevas cuentas para dar continuidad al acuerdo alcanzado con el Gobierno el año pasado, y las dificultades que le plantea la ausencia de gobierno en Cataluña. Hasta el lendakari, Iñigo Urkullu, presiona para que los independentistas catalanes formen un Ejecutivo cuanto antes.

El PDECAT no comprometió ninguna posición e instó al PNV a que haga lo que crea adecuado. La misma posición de respeto mantiene ERC. Los vascos han acusado algunas críticas sobrevenidas desde Cataluña y también desde el Senado por su relación privilegiada con Mariano Rajoy.

El 155, un obstáculo

El PNV ha comprometido su palabra a que no negociará los Presupuestos con Rajoy mientras siga vigente el artículo 155 de la Constitución en Cataluña, que ven como una amenaza para el propio autogobierno vasco. «Con el 155 no jugamos», afirmó el Domingo de Resurrección su presidente, Andoni Ortuzar. Sin embargo, ha deslizado que aún hay tiempo para apoyar las cuentas, pese a que el debate de totalidad se celebra los días 25 y 26 de este mes y nada apunta a que antes pueda formarse un nuevo Govern de la Generalitat que desactive la intervención en Cataluña. Desde el grupo vasco insistían ayer en que todos los escenarios están abiertos, incluido el de que no aprueben los Presupuestos. «Podemos presentar o no enmienda de totalidad y aunque no presentemos podemos votar a favor de las de los demás o no», señalaban, evidenciando una vez más la compleja tesitura en que se encuentran. El PNV quiere pero en teoría no puede apoyar las cuentas mientras siga el 155.

Pero según fuentes parlamentarias, el segundo eje de actuación del PNV será empezar una campaña pedagógica en el País Vasco para explicar que si el próximo 26 de abril no salvan las cuentas de las enmiendas de totalidad presentadas por PSOE y Podemos y después se forma gobierno en Cataluña habrá destruido gratuitamente el pacto alcanzado el año pasado con el Gobierno y las inversiones comprometidas podrían no tener continuidad. El actual proyecto de Cristóbal Montoro recoge un 32% de inversiones más para el País Vasco, comprometidas el año pasado. Todo ello, sin haber negociado nuevas partidas por su eventual apoyo en este ejercicio.

Al contrario: ayudar al Gobierno a rechazar las enmiendas de totalidad no requiere de negociación previa con Moncloa ni presupone la aprobación final de las mismas, que pueden ser tumbadas en la votación del 26 de mayo, si para entonces el artículo 155 de la Constitución siguiera vigente.