Pablo Iglesias e Íñigo Errejón
Pablo Iglesias e Íñigo Errejón - ISABEL PERMUY

Podemos invoca el «espíritu del 15-M» para ganar fuerza el 20-D

La formación morada deja atrás el «asalto a los cielos» y ahora busca tener peso suficiente en «la nueva transición»

Iglesias, liberado de su papel como eurodiputado, trata de recuperar el pulso: «La política ya ha cambiado. Ahora toca cambiar el Gobierno»

MadridActualizado:

«En estos momentos en los que nos jugamos los próximos 10 años de España, saber de dónde venimos es importante para saber adónde vamos». Así arranca Podemos su primer video de campaña, y el mensaje no es baladí. La formación del círculo nacía hace año y medio al calor del 15-M y con el propósito de «asaltar los cielos». Pero si ese cielo quedara demasiado lejos, Podemos espera que el 20-D lo sitúe como un actor relevante en la legislatura que se abre paso y que considera una «nueva Transición».

La plana mayor de la formación morada presentó el miércoles a su equipo de campaña, «la máquina de gente que ha puesto contra las cuerdas a las grandes maquinarias» del resto de partidos, como la presentó quien estará al frente del equipo, Iñigo Errejón.

Podemos quiere dejar claro que esta es su campaña, «el momento para el que nacimos», como repiten sus miembros. Y con un candidato a la presidencia del Gobierno ya liberado de sus quehaceres en la Eurocámara y centrado en la carrera hacia La Moncloa, los ánimos en las filas moradas parecían más altos de lo que lo han estado en los últimos meses.

Las encuestas no acompañan, pero Podemos, que insiste en que ningún sondeo vaticinó su resultado en los comicios europeos, lo fiará todo a una campaña en la que usará aquello que, a su juicio, los hace diferentes: el «boca a boca», presencia en las redes sociales, muchos vídeos como este, mucha televisión, debates sin preguntas pactadas y que sean lo más parecido a las tertulias en las que sus portavoces ya están curtidos, y actos de aforo reducido donde se les pueda «tocar, escuchar, responder». Y pone en valor el camino recorrido y lo que está en juego ahora.

El gran protgonista de esta puesta de largo de Podemos no fue otro que el 15-M. El partido invocó su espíritu e hizo suyas imágenes de las manifestaciones en las plazas madrileñas y la acampaña en Sol.

«No hemos llegado hasta aquí solo para cambiar la política española»
Iñigo Errejón

El «no nos representan», las mareas ciudadanas e incluso algunos guiños a los mantras que se repetían entonces, como el «esto es una estafa», coparon parte del discurso de los dirigentes. «Estuvimos en las plazas desde el primer día y fuimos los que más capacidad tuvimos para entender que ese cambio social se podía convertir en un cambio político», indicó Iglesias. «No hemos llegado hasta aquí solo para cambiar la política española, que ya ha cambiado para siempre», le siguió Errejon.

«El espíritu del 15-M ha marcado la nueva Transición», aseguró Iglesias. Podemos quiere recoger su testigo para sumar votos este 20 de diciembre y sacar adelante los cinco grandes cambios constitucionales que plantea. Iglesias defendió que esos cinco ejes son ya consensos en la sociedad española: blindar los derechos sociales, garantizar una justicia independiente, incluir mecanismos contra la corrupción, cambiar el sistema electoral y apostar por el derecho a decidir. «Se inicia un nuevo contrato», expresó Iglesias, y Podemos quiere imponer sus claúsulas y ser un actor principal.

«La campaña de una década»

El partido que repetía que este era «el año del cambio» y que se abría una «ventana de oportunidad» única plantea ahora una campaña «para una década». Ni siquiera para una legislatura. Errejón defendió que ahora «no solo toca cambiar un Gobierno», aunque el objetivo primero del partido en su nacimiento se apoyaba en el «hay que echarlos».

«Planteamos esos cinco acuerdos para hacer una campaña de la década y decidir en qué sentido avanzamos», apuntó el número dos de Podemos, que no quiso fijarlos como futuras líneas rojas para pactos postelectorales. «Que se avance más en unos que en otros nos parece bien, pero nosotros decimos que en los cinco hay que avanzar», señaló.

Una campaña en pequeñas dosis

Unas cincuenta personas forman parte del equipo de Podemos para la campaña y, de ellas, apenas siete han cumplido los cuarenta. Pero Iglesias no cree que los más veteranos no estén representado en su proyecto y justifica la juventud de los suyos en que «en los momentos de cambio se producen protagonismos generacionales». «Vamos a decirles a padres y abuelos que vamos a trabajar para estar a su altura», insistió.

Errejón explicó que hasta ahora habían sido como «niños que abren todos los regalos de golpe» cuando tocaba mostrar sus armas. En esta campaña irán desgajando sus propuestas poco a poco.

Podemos ya no piensa en el corto plazo, sino en toda una legislatura en la que se hablará de reforma constitucional y en la que espera tener peso suficiente para que «las fuerzas del inmovilismo» no puedan frenar sus propuestas, en palabras de Errejón. «Nos dijeron 'si no estan de acuerdo, vayan a las elecciones'. Y aquí estamos».