Pedro Sánchez, al salir de La Moncloa
Pedro Sánchez, al salir de La Moncloa - ISABEL PERMUY

De Oxford a la Complutense: Pedro Sánchez plagió según todas las normas académicas

Pedro Sánchez incumplió todas las normas antiplagio de la Complutense, siete

MadridActualizado:

Las normativas académicas definen sin género de dudas las prácticas de Pedro Sánchez en su tesis doctoral como plagio. En los últimos días ABC ha citado varias, como las de Harvard y Oxford. Hoy recogemos la de la Universidad Complutense de Madrid, que enumera los distintos tipos de plagio que existen, varios de ellos cometidos por Pedro Sánchez. Es plagio «incluir frases, párrafos o ideas de otros autores o autoras sin citar su procedencia o autoría», como hizo con un artículo de los profesores Julio Cerviño y Jaime Rivera, una de las imágenes que destacó ABC el jueves.

Entre las normas que señala la Complutense hay una que el actual presidente del Gobierno se saltó groseramente, en decenas de páginas: «No emplear las comillas en una cita literal». Sánchez salpicó su tesis con algunas citas y luego se sintió libre de copiar a esos autores, sin entrecomillar. De esta forma daba la impresión de que eran textos reelaborados por él, cuando se trataba de un mero corta y pega.

«Tramposos»

«Es lo que hacen los tramposos para intentar enmascarar el plagio, una clara falta de integridad académica», dijo a este diario un catedrático al que llevamos varios ejemplos antes de publicar la información. Si Sánchez hubiera respetado esta norma básica, su tesis sería un gran entrecomillado, algo intolerable en un trabajo académico: «Debes poner el texto entre comillas, en cursiva o con otro tipo de letra y citar la fuente de donde lo has extraído», refleja la UCM. Más en una tesis doctoral, donde el valor reside en la aportación propia del doctorando.

Normas de la Complutense contra el plagio
Normas de la Complutense contra el plagio - ABC

El presidente del Gobierno tomó textos de otros autores y de distintos informes y los incluyó con leves cambios, un verbo, un par de palabras... La Complutense también prohibe esto, «el parafraseo de una fuente sin mencionar la fuente» y «el parafraseo abusivo, aunque se mencione la fuente». Si en algo es abusiva la tesis «Innovaciones de la diplomacia económica española» es en ese corta y pega sin comillas.

Otra línea roja que cruzó es la de «dar información incorrecta sobre la verdadera fuente de una cita». Como relató este diario, Sánchez incluía citas trampa del tipo «para más información puede consultarse» tal artículo, pero en realidad su página estaba copiada de ese texto. ABC también denunció el autoplagio, que el presidente y sus voceros ven correcto, pese a que volcó artículos previos firmados con un miembro del tribunal de la tesis y con su directora sin citar. La UCM recoge como «falta de honestidad intelectual» el «autoplagio, presentar un trabajo nuestro ya utilizado como nuevo». Los alumnos de la Camilo José Cela, donde Sánchez se doctoró, deben respetar las normas contra el plagio comúnmente aceptadas (Harvard, Oxford...). Además, la UCJC en su «Guía de buenas prácticas de estudios de doctorado» es que se debe «respetar tanto la autoría de todos los implicados en la obtención del dato o información, así como evitar el plagio de todo tipo».