El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez - REUTERS

Acorralado

Pedro Sánchez no dijo la verdad cuando aseguró que su tesis «era pública desde el primer minuto». Tras su lectura, en noviembre de 2012, solo se podía consultar con autorización expresa del autor

Actualizado:

El presidente del Gobierno negó ayer la mayor sobre las irregularidades de su tesis en una entrevista en La Sexta: «Ni hubo plagio, ni me hicieron la tesis, ni hubo trato de favor por parte del tribunal», aseveró, aunque no entró en detalle sobre las informaciones desveladas por ABC. No dijo la verdad cuando aseguró que su tesis «era pública desde el primer minuto». Tras su lectura, en noviembre de 2012, solo se podía consultar con autorización expresa del autor. No fue hasta 2015 que comenzó a permitir a algunos periodistas que la vieran en formato papel en la biblioteca de la Universidad Camilo José Cela. Cada vez que algún representante de la prensa la pedía en formato digital, para poder investigarla más allá de una lectura superficial en la biblioteca, se negaba. Anoche intentó justificar que su tesis era pública porque escribió un «libro generalista» basado en ella y «algunos artículos y entrevistas», dijo, pero lo realmente importante era la tesis, ya que ni los artículos ni el libro conceden un título habilitante ni están tan reglados como un doctorado.

En cuanto al tribunal, que, como reveló ABC carecía de la experiencia y conocimientos necesarios para juzgar una tesis sobre diplomacia económica, sostuvo que no había incompatibilidad ninguna por el hecho de haber escrito un artículo previo (en realidad fueron dos) con un miembro de ese tribunal. Se le olvidó decir que esos dos artículos fueron volcados en la tesis -sin cita ni referencia alguna- y el miembro del tribunal y, por lo tanto, coautor de una parte de la tesis, Juan Padilla, le dio el cum laude. Muy imparcial no parece.

Tampoco quiso ser del todo claro cuando fue preguntado por si emprenderá acciones legales contra ABC y otros medios. Dijo que no se querellará, pero a continuación matizó que sí valora poner una demanda (civil, la querella es penal) como «ciudadano», porque ha habido «un ataque personal». Como si la tesis del «ciudadano» Sánchez importara algo al conjunto de los españoles.