Pedro Sánchez, con gafas de sol a bordo del Super Puma
Pedro Sánchez, con gafas de sol a bordo del Super Puma - Twitter La Moncloa

«Soy el autor de las fotos de las gafas y las manos de Pedro Sánchez»

El secretario de Estado de Comunicación desvela que, con su propio teléfono, hizo un par de fotos del presidente y las publicó «con prisa y sin pensar mucho»

Actualizado:

Con esta anécdota, el actual secretario de Estado de Comunicación, Miguel Ángel Oliver, ha inaugurado hoy el curso «40 aniversario de la Constitución: la evolución y conexión de los derechos intelectuales con la información» organizado por la Universidad Complutense de Madrid y la Cadena SER.

«En mi ingenuidad, jamás pensé que una foto iba a suscitar semejante polvareda; os juro que nunca pensé que Kennedy se había hecho una foto parecida», ha explicado entre risas, para ilustrar «la ola de ruido informativo» y el impacto inmediato que, en el mundo de la comunicación actual, tienen los hechos más nimios, según informa Efe.

Para el socialista, en estos tiempos de «sobreexplotación y sobreactuación» informativa, los medios de comunicación deben separar el ruido de la información e «intentar promover la calidad frente a la cantidad apabullante» de datos y opiniones «con que nos vemos inundados todos los días».

Así, ha explicado cómo, en esos primeros días en Moncloa, al frente de la Secretaría de Estado de Comunicación, y con su propio teléfono, hizo un par de fotos del presidente con gafas de sol dentro del avión y las publicó «con prisa y sin pensar mucho» en Twitter para descubrir, un par de horas más tarde, ya en Bruselas, cómo se había formado una «avalancha» entorno a la imagen.

También por «ingenuidad y entusiasmo» fotografió las manos de Pedro Sánchez, según explicaba los resultados de la cumbre a la que acababa de asistir, y las publicó con la intención «de salir de esa foto oficial, seria y encorbatada» con que normalmente se representa a los presidentes.

«Nunca pensé que la foto de las gafas fuera a ser portada, ni que se convirtiera en un elemento de ridiculización y escarnio del presidente», ha reconocido.

Una vez constatado cómo «todo tiene un fuerte efecto comunicacional» y el «ruido y la furia» que puede desatar cualquier elemento de comunicación, Miguel Ángel Oliver ha considerado que «probablemente nos retraigamos y hagamos una comunicación más tradicional».