Cae en Francia el etarra que transmitió las órdenes a Otegi para reorganizar Batasuna

D. MARTÍNEZ / J. PAGOLA | MADRID
Actualizado:

El «aparato político» de ETA, encargado, entre otras perversas misiones, de marcar los objetivos de los «comandos» y diseñar la estrategia de Batasuna, sufrió ayer un duro golpe con la detención, en Bretaña, de su «número dos», Aitor Elizarán Aguilar, y su «lugarteniente» Oihana San Vicente Sáez de Cerain. Ocurrió en el transcurso de una laboriosa operación conjunta llevada a cabo por la Guardia Civil y la Policía antiterrorista francesa. Los investigadores creen que Elizarán, hijo de un etarra asesinado en el sur de Francia en 1979, fue el enlace que transmitió a «Ronaldinho» Otegi y demás integrantes de la desmantelada «Bateragune» las directrices encaminadas a buscar aliados nacionalistas para la creación de un «polo soberanista» que forzara al Gobierno a un nuevo «proceso de paz». Se estrecha así el cerco a la máxima cabecilla del «frente político» de ETA, la ex portavoz de Gestoras pro Amnistía Iratxe Sorzábal.

Aitor Elizarán y Oihana San Vicente habían ido dejando en los últimos meses diversas pistas como consecuencia de sus desplazamientos por territorio galo en coches robados. Sin embargo, el desencadenante del operativo se inició el pasado jueves día 15 de octubre, cuando fue sustraido un Audi A3 en Angers, en el departamento de Maine et Loire, por procedimientos que desde un primer momento hicieron recaer las sospechas en la banda. Desplegado el correspondiente dispositivo policial, ambos etarras fueron localizados sobre las once de la mañana de ayer en el centro de Carnac, ciudad situada en la costa atlántica de la Bretaña francesa, al noroeste de Nantes. En ese preciso momento, Elizarán y San Vicente se disponían a introducirse en el citado Audi A3, al que ya le habían colocado placas falsas. Los terroristas, pese a ir armados con sendas pistolas, no opusieron resistencia. Los agentes les incautaron documentos de identidad falsos, así como diversos «útiles» y dos ordenadores con material informático que ya se está analizando. Ayer estaba previsto que los detenidos fueran trasladados a la comisaría de Rennes.

Cerco a Iratxe Sorzábal

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, dijo que la operación es de «gran relevancia» y recordó que se lleva a cabo una semana después del golpe asestado a la estructura dirigente de los «comandos». También hizo hincapié, como prueba de la eficacia policial, que se trata del segundo revés que sufre el «aparato político» en poco más de un año, tras la detención de «Thierry».

La operación cobra un relieve añadido, ya que se cree que Aitor Elizarán, en su condición de «número dos» del «aparato político», dirigido por Iratxe Sorzábal, fue el enlace que a finales del pasado año y en el transcurso de éste ha ido transmitiendo en persona a Arnaldo Otegi, Rafael Díez Usabiaga y otros integrantes de «Bateragune» -comisión de dirección de la nueva Batasuna- las nuevas directrices de ETA. Unas directrices encaminadas a reorganizar Batasuna sobre sus cenizas, y buscar aliados nacionalistas, especialmente EA, de cara a constituir un «polo soberanista». El objetivo prioritario era, según estas consignas trasladadas por Elizarán, presentarse a las próximas elecciones municipales de 2011 y forzar al Gobierno a una negociación política para imponer un «estado vasco independiente». Elizarán habría sido también el enlace que transmitió a Otegi y compañía que nada de relegar la «lucha armada» a la «política», ya que ambas son «complementarias» dentro de la estrategia «político militar» diseñada para el «nuevo ciclo». El titular de Interior, aunque quiso mantenerse cauto, estableció una relación entre el cabecilla arrestado ayer y los miembros de «Bateragune».

Apadrinado por «Txeroki»

Nadie mejor que el antiguo «borrokalari» Aitor Elizarán para impartir este tipo de órdenes, ya que las Fuerzas de Seguridad le consideran un «duro entre los duros». No en vano, fue apadrinado por el capo Garikoitz Aspiazu, «Txeroki», para que ocupara cargos de responsabilidad en el «aparato político» de ETA, tras la caída en Burdeos del entonces jefe Francisco Javier Peña, «Thierry» y sus «lugartenientes» en una operación llevada a cabo en mayo de 2008. Antes, durante el «proceso de paz» estuvo como hombre de confianza de «Txeroki» en el «aparato militar» y figuró entre los partidarios de dinamitar cuanto antes la tregua. Elizarán, condenado en su día por ordenar 46 actos de «kale borroka», es hijo de etarra y tiene un hermano condenado como activista de Segi.

El titular de Interior, que felicitó a la Guardia Civil y a la Policía francesa por este nuevo éxito, fruto de la colaboración, precisó que la operación permanece abierta, por lo que no se descartan nuevos avances.