El doble rasero: la bandera de España sí se puede retirar en Cataluña con la orden de un simple alcalde

En agosto de 2018 el periodista Arcadi Espada, junto a un grupo de otras 7 persnoas, fue identificado y denunciado por la policía por pintar con los colores de la bandera española un lazo amarillo

Actualizado:

Sucedió en pleno verano de 2018, pero sirve ahora para ilustrar el doble rasero con el que actúan las autoridades catalanas, en el punto de mira ahora por negarse a cumplir las órdenes de la Junta Electoral Central. Esta ha pedido ya en dos ocasiones que se retiren de los edificios públicos los lazos amarillos. La respuesta de Torra, sin embargo, ha sido el desafío. El presidente catalán, alegando una supuesta «libertad de expresión» se niega a retirar la pancarta partidista del Palacio de la Generalitat, en la plaza San Jaime de Barcelona. En cambio, cuando un grupo de ocho personas (entre los que se incluía el periodista Arcadi Espada) intentó pintar una bandera de España sobre un lazo amarillo en una rotonda de L'Ametlla de Mar, fue identificado por la Policía Local. Al alcalde de la localidad, Jordi Gaseni, de ERC, le faltó tiempo para denunciarlo también públicamente y arreglar «los desperfectos».

Según explicó el alcalde entonces, los hechos sucedieron entre la 01:00 y las 02:00 de la madrugada, cuando la policía local recibió un aviso de que había varios coches ocupando la rotonda de la entrada de la localidad, donde también está situada la entrada y salida de la autopista. Cuando la patrulla llegó al lugar, encontró a los vehículos mal estacionados en la rotonda y a un grupo de personas pintando con espray rojo sobre el lazo amarillo que se encuentra en el centro.

El alcalde tildó públicamente de «bichos» al grupo que, junto a Espada, protagonizaron el «acto vandálico». «¡Son unos sucios y lo tenemos ganado!», añadía entonces.

En el centro de esa rotonda, sobre una zona verde, se alza un gran monumento llamado «Braços i Rems» (Brazos y Remos), dedicado al mar y los pescadores y, justo en su base, el Ayuntamiento situó un lazo amarillo, símbolo independentista a favor de la libertad de los políticos encarcelados y el regreso de aquellos que se encuentran en el extranjero.

Fue entonces cuando la policía municipal identificó a ocho personas, entre las cuales estaba el escritor y periodista Arcadi Espada, uno de los impulsores en 2006 de la plataforma Ciutadans de Catalunya -germen del partido Ciudadanos-, así como también promotor hace cuatro años del movimiento Libres e Iguales.