Pedro Sánchez y Albert Rivera, reunidos en el Congreso - Ángel de Antonio | Vídeo: EP

Albert Rivera limita a acuerdo institucional el entendimiento con Vox en la Comunidad de Madrid

El presidente de Ciudadanos desliga las negociaciones para la Mesa de la Asamblea del pacto de investidura para la constitución de un gobierno autonómico

Última hora: Albert Rivera ingresado en un hospital por una gastroenteritis aguda

MadridActualizado:

Albert Rivera ha despejado rápido su encuentro con Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados. «Hemos repetido la reunión de hace unas semanas en La Moncloa», ha afirmado en la sala de prensa de la Cámara Baja, donde la atención mediática se centraba en otra cuestión. Con el inamovible «no es no» al jefe del Ejecutivo en funciones, el interés lo monopolizaba la configuración de la Mesa de la Asamblea de Madrid, en la que Ciudadanos (Cs) se ha hecho con la Presidencia y Vox ha conseguido una vicepresidencia en el órgano de control del Parlamento regional.

«No es nada más que un acuerdo institucional para que los grupos estén presentes», ha explicado Rivera, aunque después ha tenido que desdecirse en este argumento cuando le han señalado que Más Madrid, con más diputados, se ha quedado fuera de la Mesa. El líder liberal ha recordado entonces que ellos en la Junta de Andalucía ya defendieron que entrasen en la Mesa todos los grupos parlamentarios, porque «es un órgano del parlamento y no del gobierno», pero ha señalado que en este caso el PSOE no ha cedido ningún puesto a Más Madrid o a Unidas Podemos, como sí han hecho el PP y Cs para dar entrada a Vox.

Fuentes de la Ejecutiva y del grupo parlamentario de Cs, sin embargo, insistían en que ellos solo han alcanzado un acuerdo con el PP —incluso para la constitución de la Mesa—, y que son los populares los que han pactado la entrada de Vox en el órgano de control de la cámara. Por ello, los diputados de Cs han votado a uno de los candidatos del PP y los populares al miembro de Vox en la Mesa. Pese a que Cs niegue un pacto con Vox, lo cierto es que este partido ha sido indispensable con su apoyo para que Juan Trinidad sea el presidente de la Asamblea de Madrid.

Rivera sí ha querido rechazar de pleno el órdago de Rocío Monasterio (Vox), que justo después de la constitución de la Mesa ha revelado la existencia de un acuerdo con el PP para que su partido también esté presente en el futuro ejecutivo regional. Isabel Díaz Ayuso, la candidata popular a presidir la Comunidad, ha rebajado ese pacto a la presencia de Vox en «entes públicos», pero por si acaso le ha recordado el «mandato» de la Ejecutiva de Cs.

Hace ocho días, los liberales aprobaron por unanimidad en su Comité Ejecutivo que no gobernarán con Vox en ningún lugar de España. La única vía que contempla Cs en aquellos territorios donde los votos de Vox sean indispensables es la andaluza. «Cs tiene un mandato para formar gobiernos con dos partidos y como socio preferente el PP», ha apuntado el líder liberal, quien ha subrayado que esta línea roja de su Ejecutiva incluye dejar fuera de los gobiernos de coalición a Podemos, Vox y nacionalistas.

Desde la Ejecutiva de Cs dan por hecho que habrá finalmente un gobierno con el PP y sin Vox, aunque por si acaso advierten de que si los populares optan por introducir a Vox en su gobierno no podrán contar con ellos. Aun así, ven complicado en ese escenario un acercamiento a Ángel Gabilondo, el líder del PSOE, y dejan caer ya la posibilidad de que se repitan elecciones en la Comunidad.