Pon barreras al ladrón y protege mejor tu hogar por no demasiado dinero
Uno de los mecanismos principales de contención de los ladrones es contar con un buen sistema de alarma - imagen cedida a abc por prosegur
oleadas de robos en casas particulares

Pon barreras al ladrón y protege mejor tu hogar por no demasiado dinero

Desde Prosegur acreditan que el refuerzo de la seguridad en domicilios ha ido en aumento en España pese a la crisis. Una puerta blindada, una cerradura concreta y un sistema óptimo de alarma contribuyen a que el delincuente se dé la vuelta

Actualizado:

«Sí que hemos percibido un aumento en la demanda de seguridad tanto de clientes actuales como de potenciales. Podemos decir que el refuerzo en la seguridad va en aumento en España». Israel Casaseca, director comercial del área residencial y de pymes de una de las principales multinacionales de la seguridad privada en España, Prosegur, descarta que debido a la crisis económica la población prescinda de incrementar la protección en sus hogares. También puede atender esta razón, de acuerdo con los recientes balances de criminalidad en el país, a las oleadas de robos en domicilios particulares que asedian el país, sobre todo en grandes urbes y zonas costeras, aunque también se detecta un repunte de hurtos en pequeños pueblos donde bandas organizadas de cacos penetran en las casas aprovechando, sobre todo, días festivos y actos lúdicos en estos municipios. Con más de 128.000 clientes en hogares y comercios diseminados por todo el país, Prosegur, por boca de Casaseca, aconseja revertir la tendencia de actuar «a toro pasado». «¿Qué se hace fundamentalmente mal en España en términos de seguridad de los hogares?». «El caso más frecuente es que esperamos a que ocurra un incidente para darnos cuenta de la necesidad de invertir en seguridad. Es en ese momento en el que decidimos que debemos contratar un sistema de alarma», responde el director comercial.

El sistema de alarma, apuesta segura

Y en ese instante, ¿por qué sistema nos decantamos como el más seguro: una puerta blindada o acorazada, una cerradura de las de toda la vida con cadena, luces de movimiento con sensor...? Las posibilidades son infinitas. Para el responsable de la empresa de seguridad privada, lo principal es, sin duda, «contar con un buen sistema de alarma». Las hay, según detalla, que ya permiten ver a través del móvil o la tableta las imágenes y dan acceso a que el usuario active o desactive el sistema de seguridad allá donde esté.

No tan ambiciosa, la solución técnica más sencilla es un sistema como el Proview+ que realiza una verificación por imagen (se detecta al intruso y manda imágenes a la central receptora de alarmas de la compañía contratatada para el sistema, en este caso Prosegur). No faltan, dentro de este gran abanico, sistemas de videovigilancia muy profesionales que cuentan con cámaras específicas. Hay alarmas que te brindan imágenes en el móvil; otras tienen cámara específicaEn opinión de Casaseca, «los sistemas de alarma son un importante elemento disuasorio» de los delincuentes. Otras gamas de sistemas de seguridad contemplan medidas mucho más sofisticadas como la tecnología IP, sistemas mixtos, elementos cableados con otros que funcionan vía radio, sistemas de grabación continua de imágenes desde el exterior o detección perimetral y envío de un vigilante en motor y experimentado para verificar el salto de alarma (el llamado servicio de intervención inmediata). La cobertura geográfica y la rapidez con que se atienda desde la central de alarmas dependerá tanto de la empresa contratada como del sistema escogido, por tanto. Con todo, es importante «complementar ese sistema de alarma con otras medidas que simulen presencia en el hogar, como algunos dispositivos electrónicos que programan el encendido de luces o aparatos de música o televisión», remarca el responsable de Prosegur. Así se puede engañar y entorpecer las intenciones de los amigos de lo ajeno.

Detenidos en el umbral

Por ese tipo de engañifas al presunto caco es por donde nacen también los consejos policiales para evitar el robo en viviendas, incluso cuando se está dentro del propio domicilio, que redundan en el hecho de que el propietario no debe desconectar totalmente la electricidad de su casa, o esconder una llave de emergencia en las inmediaciones del umbral o el dintel de la puerta. Se debe iluminar la entrada, no comentar que se va de vacaciones o durante unos días con nadie, exigir acreditación a los representantes de servicios como el gas y el teléfono que llegan a casa sin haberlo solicitado previamente y cerrar siempre la puerta con llave, no solo con el resbalón, ya que en tal caso se puede abrir con facilidad.

Y ese allanamiento de morada no deseado es el que puedes torpedear con otros dos elementos importantes para reforzar la seguridad en tu casa: el tipo de puerta y el tipo de cerradura que contenga. Desde casas de cerrajeros y servicios técnicos precisan que instalar un cerrojo de seguridad complementario a la cerradura principal es decisión unilateral del dueño de la vivienda, aunque la experiencia confirma que «donde primero entran los cacos es en las puertas que parecen menos seguras». De hecho, un «modus operandi» ratificado por fuentes policiales a este periódico es que el ladrón sube a lo alto de un bloque y va bajando, planta por planta por las escaleras, hasta dar con la casa o el piso que parece más desprotegido.

Por tipos, cerraduras hay de pestillo, pastilla o, como se mentan en cerrojería, «de solo llave». Una posibilidad plausible y recomendada por profesionales como Francisco Boluda, veterano cerrajero, es el cerrojo FAC con llave de seguridad, idóneo para puertas de madera, hierro o alumnio, muy segura porque consta normalmente de ocho tornillos de seguridad, cuatro en la puerta y otras cuatro en el marco. Es un complemento económico, que en páginas de internet como eBay puede costar desde unos pocos euros hasta unos 80 euros. Un precio base para un cerrojo FAC es de unos 49 euros.

Esa es la recomendación más sencilla y barata, aunque también existen cerraduras consistentes en un cerrojo de acero accionado con mando a distancia, de la que se dice que es casi como una cerradura invisible, porque no es posible manipularla, ya que no se ve nada por el lado exterior a la puerta y el mando a distancia solo lo tiene el inquilino. La desventaja de este tipo de dispositivos es que los «malos» lo han inventado todo y existen ya hasta inhibidores de frecuencia de mandos a distancia, así como también de las alarmas y otros circuitos electrónicos de seguridad.

Según los expertos consultados, esta no demasiado ingente inversión de tiempo y dinero contribuye ya a que el ladrón se lo piense un momento antes del asalto, atraco que se dispersa, además, reforzando las ventana con cristales resistentes (las de PVC y alumnio lo son más) y con una separación máxima entre barrotes de 12 centímetros. La iluminación externa, la colocación de un «timer» o detector de movimiento que enciende luces fuera y dentro de la casa para dar siempre la impresión de que hay alguien en casa serán nuevas llamadas al caco a que aborte misión.